‘La Mujer del Almanzora’, se convierte en la obra más faraónica de Antonio López

0
1018

Con su inauguración el lunes 16 de septiembre, en presencia del presidente de la Junta, Juanma Moreno, y del propio artista, Antonio López, ‘La Mujer del Almanzora’, se convierte en la obra más faraónica del octogenario artista español, una cabeza femenina esculpida en mármol blanco de Macael, de ocho metros de altura, mayor aún que sus anteriores figuras madrileñas de Atocha y Coslada

Para la monumental obra Antonio López ha elegido el pequeño municipio almeriense de Olula del Río, centro geográfico y de servicios de la comarca del Almanzora, al norte de la provincia almeriense, donde se ubica el Museo Casa Ibáñez, una Fundación que mantiene una fraternal relación desde hace años con su alma mater, Andrés García Ibáñez, pintor y escultor con quien realiza ‘al alimón’ varias obras, por ejemplo una escultura para Melilla. Los bloques de piedras fueron elegidos personalmente por el artista en la cantera de la empresa Cosentino.

Además desde hace tiempo el maestro del hiperrealismo y autor del retrato de la Familia Real, imparte cursos monográficos de Realismo y Figuración en el museo almeriense con nutrida presencia de alumnos de varios países, ávidos de adentrarse en la sabiduría del artista nacido en Tomelloso en 1936. La cabeza representa la esencia de la mujer mediterránea, la fertilidad, y se puede contemplar desde varios kilómetros de distancia al estar ubicada en una llanura de la que brota desde la misma tierra. El espacio se completa con un museo subterráneo de original arquitectura y la cercanía del Museo Pérez Siquier, dedicado a la obra del fotógrafo almeriense que obtuviera el Premio Nacional de Fotografía en 2003.

“Todo surgió a raíz de la amistad con Antonio López”, declara a este diario Andrés García Ibáñez, fundador de la pinacoteca que se convierte en el espacio con más obras de este artista en España después del Museo Reina Sofía de Madrid. “Él se involucró completamente. La idea surgió hace 8 años, siendo la misma modelo de la mujer de Coslada, y la misma serie que las cabezas de la estación de Atocha. Yo soñaba con una cabeza monumental para nuestro proyecto de la Ciudad de la Cultura y estando en su estudio le señalé una pequeña cabeza de escayola que tenía en la mesa de su taller. Le gustó la idea y para buscar financiación se hicieron 180 unidades que se vendieron enseguida, logrando medio millón de euros, que es lo que ha costado el proyecto del Almanzora porque todo el equipo ha renunciado a sus honorarios, sino esto hubiera costado más de tres millones”, explica García Ibáñez.

“En todas las civilizaciones antiguas, la mujer y la tierra simbolizan lo mismo, la fertilidad, y por eso la cabeza brota del suelo, siguiendo el proyecto de Coslada. Es la misma figura que Coslada. Allí está el torso, aquí la cabeza, faltaría una tercera de todo el cuerpo emergiendo de la tierra, es un proyecto espectacular”, se entusiasma García Ibáñez hablando de la inmensa figura que ha cambiado el paisaje almeriense.

Los ocho metros de altura de la espectacular e inmaculadamente blanca cabeza, albergan tres plantas, un total de 86 bloques de piedra natural y un peso de 280 toneladas. Los detalles técnicos y constructivos han sido desarrollados por el arquitecto Ángel Ibáñez Ceba y el ingeniero Mitxel Zubillaga. La estructura consta de 1700 barras y está dotada de amortiguadores sísmicos. La empresa almeriense Cuellar, S.L, ha realizado el tallado de los bloques de piedra mediante el procedimiento mecánico de sus pantógrafos, que cuenta con larga trayectoria dentro de este tipo de intervenciones urbanas usando la piedra natural. El tallado del mármol parte del escaneado a alta resolución que se le practicó previamente a la pieza original a tamaño natural, modelada personalmente por Antonio López.

El monumento queda hueco al interior y es visitable. Se ha ejecutado una pequeña sala de exposiciones subterránea sobre la cimentación a la que se accede por una escalera exterior desde la plaza. Hay una exposición didáctica sobre el proceso de materialización del monumento, que incluye un conjunto de paneles con fotografías y un video filmado durante el proceso de construcción. La mujer del Almanzora es una colosal obra de arte y un alarde de técnica arquitectónica, sin precedentes en la historia de la escultura pública monumental, por la conjunción de sus dos materiales, mármol y hierro, y la forma en que ambos se unen y cooperan mecánicamente, completándose con una cafetería restaurante, una tienda librería del museo y un gran auditorio comarcal de nueva planta.

“La Mujer del Almanzora es una cabeza femenina de aspecto intemporal, hierática y grave, que evoca los colosos de la antigüedad egipcia, griega o romana. Lleva el pelo recogido por una redecilla, al modo de un moderno gorro de baño, lo que le otorga un aspecto, al mismo tiempo, contemporáneo. Forma parte de una trilogía monumental, concebida por Antonio López, en la que la mujer nace de la madre Tierra. En el primer estadio emerge la cabeza, en el segundo surge el torso hasta el ombligo y en el tercero toda la mujer se halla fuera de la tierra. La ya célebre y ejecutada Mujer de Coslada –cuyo modelo original el gran artista ha cedido definitivamente al Museo Ibáñez– es el segundo estadio de este proceso; la Mujer del Almanzora es el primero (aunque se vaya a ejecutar en segundo lugar). El tercer estadio aún está en la mente de su autor.

Desde el primer momento de su nacimiento, luego de asomar la cabeza, el nuevo ser mira al sol naciente, simbolizando el asombro humano ante la inmensidad del mundo. La elección de una figura femenina por parte del artista tiene también su sentido e intención; en todas las culturas antiguas la mujer es la tierra y se identifica con ella; ambas son símbolo de fertilidad. Que la Mujer del Almanzora vaya a ser ejecutada en mármol no es asunto baladí; el oro blanco ha sido –hasta la penosa irrupción de la crisis económica– la principal fuente de vida y desarrollo para el valle del Almanzora, el verdadero símbolo de su fertilidad”, se refleja en el programa de presentación de la espectacular y bellísima obra.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Dejar respuesta