La Mesa del Ferrocarril se concentra mañana, martes, en la estación de Pulpí

0
La Mesa en Defensa del Ferrocarril de la provincia de Almería, convoca para el próximo día 22 de noviembre a las 11 horas de la mañana una concentración que llevaremos acabo en la Estación de Pulpi, para exigir el urgente inicio de las obras de la Alta de velocidad que llevan esperando más de 18 meses, sin ninguna actividad por parte de la concesionaria Sacyr.
La salida de la constructora de la licitación que se le adjudicó en su día, vendrá a retrasar aún más el inicio de las obras de los 12 km entre Cuevas de Almanzora y Pulpi.
Desde la Mesa no se admiten mas excusas y va a solicitar de nuevo la urgente reuniòn con el nuevo Ministro de Fomento en Almería capital, tanto ratificar los compromisos realizados hasta la fecha con la línea convencional y para que el nuevo responsable ministerial ofrezca a la plataforma ciudadana información sobre como se va solucionar en el corto plazo la renuncia de Sacyr, como va a quedar el proyecto finalmente de la alta velocidad en nuestra provincia y que partida presupuestarias se contemplan para los PGE del 2017, para mejorar las infraestructuras ferroviarias de Almería.

Mensaje de la Mesa en Defensa del Ferrocarril en Almería para los vecinos de Pulpí y Cuevas, de la Comarca del Almanzora y de todo el Norte de la Provincia

La Mesa del Ferrocarril y en especial su Comisión Permanente, siente un afecto muy especial por la Comarca del Almanzora. Estas tierras siguen atravesadas por la única línea de ferrocarril que ha unido Andalucía con el Levante español, y desde que se clausuró, el 1 de enero de 1985, el servicio ferroviario en esta provincia se ha ido deteriorando progresivamente hasta la situación actual, que es ya insoportable.

Pero además las soluciones definitivas a nuestro aislamiento ferroviario tienen que llegar a través de esta Comarca, por donde está prevista la entrada del Corredor Mediterráneo, que permitirá poner en funcionamiento los servicios de alta velocidad que necesitan los pasajeros y las mercancías almerienses.

El 10 de septiembre del año pasado, es decir hace hoy exactamente 460 días, los representantes de una docena de asociaciones decidimos constituir un grupo reivindicativo para trabajar en la búsqueda de soluciones a los muchos y graves problemas y necesidades ferroviarias de Almería. Llevábamos más de mil días sin ninguna inversión en nuestra línea de alta velocidad, y varias décadas en las que el ferrocarril almeriense se ha degradado por el desmantelamiento de líneas, la pérdida de servicios y la carencia de mantenimiento y de planes para invertir esta tendencia degenerativa que amenaza nuestra calidad de vida y todo nuestro futuro.

Así nació la Mesa, que se constituyó con vocación provincial, ya que los problemas y necesidades del ferrocarril en Almería afectan a los habitantes de toda la provincia. Desde que la constituimos, hemos defendido el triple papel que debe representar el ferrocarril, como servicio básico y fundamental para la movilidad de los ciudadanos, como infraestructura imprescindible para el desarrollo y crecimiento económico, y como instrumento indispensable para vertebrar el territorio.

Como servicio a los ciudadanos, el ferrocarril debe garantizar que se pueda viajar desde nuestra provincia y venir a ella en condiciones dignas de seguridad, confort y velocidad. Ninguna de estas tres cosas las cumplen satisfactoriamente nuestros servicios ferroviarios: los tiempos de viaje a los destinos que conservamos son cada vez mayores y con retrasos habituales, los coches y los trenes en los que tenemos que hacer esos viajes están viejos y anticuados, y la carencia de mantenimiento y de inversiones hace que la seguridad sólo se pueda mantener reduciendo la velocidad continuamente, y por lo tanto disminuyendo la eficiencia y comodidad de los viajes.

Como infraestructura imprescindible para el crecimiento y el desarrollo económico, las consecuencias de nuestras carencias ferroviarias se sufren también en todos los puntos de nuestra provincia. Necesitamos que se garantice la fluidez de nuestro comercio, en particular las exportaciones de nuestros productos hortofrutícolas y los de la piedra y sus derivados. No sólo para garantizar el transporte más rápido y eficiente de las mismas, sino para prevenir dificultades futuras como los problemas que se generarán si se endurecen las exigencias de la Unión Europea en relación con la huella de carbono, lo que puede convertirse en una amenaza extrema y gravísima para nuestro bienestar económico. Y el ferrocarril debe servir también a todos los restantes sectores productivos, como el Turismo o el Cine.

Finalmente para vertebrar el territorio de la provincia se necesitan  infraestructuras adecuadas, en especial de transporte, y ferroviarias más que ninguna otra. El cierre de líneas que unían distintos puntos de la provincia y que satisfacían necesidades diversas, la pérdida de servicios y la desidia con la que se ignoran las demandas actuales, empobrecen la cohesión y debilitan la solidaridad entre los almerienses. Además de reclamar líneas de cercanías con ámbito regional y hasta provincial, la Mesa quiere también apoyar e impulsar la provisión de instalaciones interregionales, como las áreas logísticas.

Defendiendo estos criterios y persiguiendo con tesón los objetivos que justifican su existencia, la Mesa ha desarrollado una labor ingente en los catorce meses y medio que lleva trabajando. Los doce miembros iniciales van camino de multiplicarse por cinco, nos hemos reunido para arrancar compromisos a todas las fuerzas políticas y a todas las administraciones, hemos viajado miles de kilómetros, hemos publicado manifiestos, monitores y octavillas, y hemos organizado actividades de denuncia pública de nuestro malestar, y otras de carácter docente, cultural, recreativo o lúdico, siempre con el denominador común reivindicativo propio de nuestra naturaleza.

Sin embargo reconocemos que esos logros son muy insuficientes en relación con la magnitud de los problemas a los que nos enfrentamos y el esfuerzo que llevamos hecho. Ni siquiera hemos conseguido aún que las entidades que deben resolverlos (Ministerio de Fomento, Adif y Renfe) nos tomen en serio y modifiquen su política en nuestra provincia. Para conseguirlo necesitamos que no se reduzca la presión, sino que se intensifique, con la ayuda de todos los almerienses porque a todos nos afecta esta situación de abandono y de agravio ferroviario que sufrimos.

Esta es la primera salida de la Mesa a la provincia, a pesar de que nuestra voluntad es que se sumen a ella los más de setecientos mil habitantes de nuestras siete comarcas. Hemos querido que esta primera salida sea precisamente a Pulpí por las razones expuestas al principio, y para denunciar la situación del único tramo del AVE licitado en los últimos cinco años, cuya ejecución lleva demorada más de quince meses, y ahora está amenazada con aplazarse indefinidamente. Queremos destacar también la necesidad de atender la iniciativa del área logística que se está promoviendo aquí. Estamos a favor de una estrecha colaboración público-privada, y de que todos los intereses se coordinen con el interés general, para lo que pedimos que se atienda, se estudie y se resuelva esta demanda de empresarios locales. 

Pero hemos venido también a repetir con fuerza y con claridad el mensaje de que nuestro futuro está amenazado por una política ferroviaria inadmisible, y que hace falta la unión de todos los almerienses para reivindicar que lleguen las soluciones que necesitamos: La movilización y la presión social es el único lenguaje que entienden los que tienen que escucharnos y facilitar esas soluciones. Tenemos que superar la inclinación a desentendernos que es tan propia de nuestro carácter. Debemos ser conscientes de que lo que está en juego es nuestro futuro, el de nuestros hijos y el de nuestros nietos, y de que en otros lugares están defendiendo sus intereses con más intensidad que la que nosotros estamos poniendo aquí, a pesar de que ellos tienen menos razones y menos argumentos. Tenemos que seguir luchando sin rendirnos, hasta conseguir los resultados que necesitamos.

Dejar respuesta