La Guardia Civil desarticula una organización especializada en el robo de vehículos de alta gama

0

La Guardia Civil, en el marco de la operación “PRUNARIU-NOVURANIA”, ha detenido a 11 personas integrantes de una organización criminal especializada en el robo de vehículos de alta gama que posteriormente vendían a otros países de Europa y Norte de África.

Asimismo, se han realizado 13 registros domiciliarios y se han inspeccionado 7 talleres mecánicos en Mallorca, Málaga, Murcia, Alemania e Inglaterra, recuperándose numerosos  vehículos  (turismos, motocicletas y motos de agua).

La operación se inicio a finales del pasado mes de mayo a raíz de varios robos cometidos de vehículos de alta gama. Continuando con las investigaciones, los agentes lograron identificar a un grupo de personas, la mayoría con antecedentes policiales, que de manera coordinada podrían estar dedicándose al robo de vehículos.

Robo, despiece y exportación de vehículos

El líder de organización, residente en Palma, trabajaba bajo pedido ordenando y supervisando las actividades de los demás integrantes de la red. Normalmente, sustraían turismos de alta gama, motocicletas, motos de agua y embarcaciones neumáticas, aunque también se dedicaban al despiece de vehículos para su venta y exportación a países de Europa y norte de África.

Asimismo, la organización contaba con todo el personal necesario para ejecutar los hechos delictivos, desde mecánicos para el despiece de los vehículos hasta los conductores y transportistas que los sacaban los vehículos de España mediante contenedores a través de puertos marítimos.

Igualmente, una parte de la red se encargaba de la falsificación de la documentación de los vehículos (permiso de circulación, ficha técnica y placas de matrícula), contando para ello con una gestoría situada en Palma de Mallorca y así conseguir de esta menara dar una apariencia de legalidad a sus actividades delictivas.

Sustracción de vehículos en depósitos municipales

 

Para el robo de los vehículos lo realizaban de varias maneras. Una de ellas consistía en la sustracción de vehículos  en diversos depósitos municipales repartidos por la geografía nacional, donde la organización, tras personarse con oficios judiciales falsificados, lograba que se les hiciera entrega de los mismos sin levantar ninguna sospecha. Posteriormente, tras falsificar la documentación de los vehículos, efectuaban un traspaso administrativo a varias empresas pantalla de la organización, consiguiendo así un cierto grado de impunidad en sus acciones.

Otra forma de actuar consistía en localizar el vehículo a robar, generalmente vehículos de alta gama. Una vez seleccionado, realizaban labores de vigilancia sobre el mismo así como sobre las costumbres diarias de sus propietarios y las medidas de seguridad del lugar. Una vez robado el vehículo lo desplazaban hasta los locales que la organización poseía donde se les cambiaba sus elementos identificativos.

En ocasiones, despiezaban los vehículos o las embarcaciones sustraídas en una nave industrial en Mijas (Málaga), donde la organización disponía de toda la logística necesaria para realizar el desguace en menos de seis horas. Algunas de estas piezas también eran vendidas en distintos talleres de la Isla por un precio muy por debajo de su valor de mercado.

Uno de los vehículos de alta gama recuperados, fue sustraído en la localidad de Frosinone (Italia), lo que demuestra la amplitud del radio de acción de los implicados en la estructura criminal investigada.

Asimismo, la organización también se dedicaba a la sustracción de motos de agua que posteriormente transportaban hasta Marruecos, para ser utilizadas por otras organizaciones para el tráfico de hachís desde Marruecos hasta el Sur de la Península.

Alto grado de especialización

Para minimizar los riesgos La organización contaban con otros miembros que alojaban los vehículos robados en distintas naves y talleres ubicados en Palma de Mallorca, desde donde eran exportados posteriormente.

Varios de los integrantes detenidos cuentan con numerosos antecedentes policiales por delitos relacionados con el tráfico ilícito de vehículos.

La operación ha sido llevada a cabo por diferentes unidades de la Guardia Civil en Illes Balears y Málaga,  contando con el apoyo de la Unidad Técnica de Policía Judicial de la Guardia Civil y la participación de la Oficina Sirene, de la  Fiscalía y Juzgados  de Illes Balears, así como de la Fiscalía y Policía Alemana.

Dejar respuesta