La Guardia Civil de Almería auxilia a un parapentista de 62 años que no logra llegar a tierra y cae en el mar

0

Gracias a la actuación realizada en la tarde de ayer, agentes de la Guardia Civil del Servicio Marítimo Provincial de  Almería, han podido auxiliar a una persona de 62 años de edad, que se encontraba atrapada en el agua y le era imposible salir por sus propios medios.

La actuación tiene lugar sobre las 17’15 horas del día de ayer (17), cuando agentes de la Guardia Civil del Servicio Marítimo Provincial se encontraban realizando labores de mantenimiento en el Puerto de la Capital almeriense, observando a varias personas realizando la actividad deportiva del parapente en las inmediaciones del espacio aéreo de su base.

De repente, los agentes de la Guardia Civil observan como uno de ellos se encuentra bastante alejado y con problemas para reconducir el parapente, cayendo al agua justo en frente de las instalaciones oficiales, a unos 30 metros de la orilla, por lo que rápidamente se dirigen al rescate del mismo, viendo cómo se hundía y le era imposible zafarse del parapente debido a que tenía las cuerdas enredadas en los pies e irse llenándose la bolsa de agua donde el cual iba introducido durante el vuelo.

El auxiliado se hundía cada vez más y le era imposible zafarse del equipo por lo que quedó atrapado.  Se necesitó la ayuda de todos los agentes que se encontraban en el lugar por la dificultad y peso del equipo que portaba.
El auxiliado se hundía cada vez más y le era imposible zafarse del equipo por lo que quedó atrapado. Se necesitó la ayuda de todos los agentes que se encontraban en el lugar por la dificultad y peso del equipo que portaba.

Una vez cerca de esta persona, uno de los agentes se despoja de su ropa para tirarse al agua, a la vez que sus compañeros lanzaban un aro salvavidas, nadando hasta el auxiliado con el salvavidas, el cual una vez próximo al parapentista, lo pone por debajo de su espalda para darle la mayor flotabilidad posible, ya que se hundía cada vez más debido al peso del equipo que portaba.

Una vez asegurado con el salvavidas y tranquilizada esta persona, el Guardia Civil comienza a nadar hasta un lugar seguro, tarea complicada y lenta, no logrando tirar del auxiliado y del equipo, así como tampoco podía  zafarlo del mismo.

Así las cosas, el resto de los agentes de la Guardia Civil lanzan al agua un cabo para poder arrastrar tanto a esta persona, como al agente que lo sujetaba, así como a todo el material que portaban, logrando trasladarlos hasta el muelle, donde la Guardia Civil logra quitarle el equipo y sacarlo a tierra sin haber mermado su integridad física, y pudiendo recuperar su equipo.

De no haber sido por la rápida intervención de los agentes de la Guardia Civil, la persona auxiliada no hubiera podido salir por sus propios medios ni haberse zafado de los elementos que le arrastraban al fondo.

Dejar respuesta