La calle Pedro Jover de Pescadería se convierte en un infierno donde la Policía Local de Almería detiene a un sujeto que llevaba 40 camisetas y 20 vaqueros, y a un moro por un tirón

0

Agentes de la Policía Local de Almería detuvieron sobre las cuatro de la tarde del domingo a José Alberto S. de 39 años y con domicilio en Sevilla, después de que mientras patrullaban por la calle Pedro Jover, en Pescadería, escucharan un fuerte ruido de cristales procedente de un establecimiento de ropa y observaran a un individuo a paso ligero portando una carretilla con varias cajas de cartón y una maquina registradora, por lo que inmediatamente, sin percatarse de la presencia de los agentes, fue interceptado.

Tras preguntarle por la procedencia de lo que portaba, el sujeto no supo dar una explicación razonable, por lo que se le acompañó al comercio de donde se le había visto salir, comprobando que tenía la puerta metálica forzada y el escaparate roto debido al impacto de una llave ‘grifa’ que portaba el detenido.

Los agentes le encontraron también un cheque de 50 euros, una caja con cuarenta camisetas, veinte pantalones vaqueros y 110 euros en metálico. Se da la circunstancia de que el sujeto ya había sido detenido en febrero y marzo por idénticos delitos en varios barrios de la ciudad.

 

Robo al descuido

 

Por otra parte, agentes del mismo Cuerpo detuvieron en la madrugada del domingo en la intersección de la calle General Tamayo con Plaza Virgen del Mar, a Saib T. de 21 años, natural de Marruecos y sin domicilio conocido, como presunto autor del robo al descuido de dos bolsos.

Los hechos se iniciaron poco antes de las dos de la madrugada cuando los agentes observan en la calle Arapiles a un joven corriendo con un bolso en la mano y detrás a una mujer gritando “me han robado el bolso, ladrón, socorro”, por lo que se inicia una persecución a pie hasta que fue interceptado poco después, ofreciendo resistencia a su detención.

Los policías comprobaron la documentación que se encontraba en el interior del bolso y efectivamente correspondía a la víctima, a la que hicieron entrega del mismo.

Mientras sucedían los hechos se acercó otra mujer manifestando que momentos antes el mismo sujeto le había arrebatado también al descuido el bolso, que fue localizado por un ciudadano que identificó al detenido como la persona que lo había arrojado en la Plaza Virgen del Mar. Tras revisar su interior, su propietaria afirmó que le faltaban cien euros y un móvil. El detenido fue trasladado a Comisaría.

Dejar respuesta