Italia hacia el fascismo: ¿mañana Francia?

“La ignorancia lleva al miedo, el miedo al odio y el odio a la violencia. Esa es la ecuación”. Averroes
Liquidando la Cámara Alta y recentralizando el Estado como pretende el florentino Mateo Renzi, se termina en Italia con cualquier ficción democrática. Siempre los argumentos son los mismos en cualquier deriva totalitaria. ¿Para qué pagar senadores avasallados por el Ejecutivo, cuando éste mismo sin pudor ‘puede’ hacer las leyes, previa discusión de opereta entre los camaradas de la Cámara Baja. ¡Qué gran ‘ahorro’ económico! Y si gobernase directamente un dictador, un nuevo ‘duce’, fíjense cuántos sueldos menos gracias al faraón. Lo que no nos explican es por qué la primera potencia económica del planeta no tiene sólo un órgano legislativo, sino dos, por considerarlo un Poder fundamental. ¿Y los pastores del redil, subirán a los púlpitos en contra de convertir a los ciudadanos en esbirros de los plutócratas? No se hagan ilusiones vanas, a pesar de cantos de sirenas para incautos, el Vaticano siempre ha apoyado a los fuertes, para mayor gloria de dios… porque los tiranos ceban a quienes les han adulado y apoyado a lo largo de la historia.
Hay una no pequeña pega en esas recetas para zoquetes siervos. Si toca de jerarca Pericles, a lo mejor los sojuzgados mantienen el tipo un tiempo. Lo malo es que en esa criminal lotería aparezca un Calígula, ¿y entonces quién le tose, sin control alguno de los arbitrios del autócrata? Para eso, aunque finjan no entenderlo los ultras de la Liga Norte y su epígono Renzi enmascarado de ‘demócrata’, se inventó la Separación de Poderes, es decir la verdadera democracia, sin cuya estricta delimitación no puede existir. Pero no importa, los cínicos politicastros de la partidocracia siempre se sentirán legitimados por las urnas. Mentir y robar no constituyen impedimentos, si la propaganda garantiza que masas teleaborregadas depositen el votito que les exime. Si además las más altas magistraturas judiciales se eligen por cuotas de partidos todo solucionado. La justicia debe ser instrumentada por el Banco Azul y su líder, más o menos carismático. Aplaudid, pardillos.
Del mismo modo que por su odio al Liberalismo político, creador de la democracia moderna, otra de las características clásicas del fascismo -aun del de Estado estaliniano- es su concepción vertebradora centralista fanática, con ínfulas imperiales que les llevan al odio homicida de los disidentes. Su mediocridad ensoberbecida les conduce además al racismo, por la vía de la satanización de las minorías, ya sean nacionales, étnicas o de desfavorecidos sociales. Una vez implantada la discriminación, las desigualdades económicas se agudizan en la sociedad. Y de esa misma sefregación generadora de pobreza para algunos colectivos, se pasa al clasismo. La leviatánica espiral no se  detiene en el seno del Estado… como una serpiente mordiéndose la cola, los privilegiados también generan a su vez odio al diferente, en un bucle cuya lógica natural histórica conduce a la carrera armamentista primero, después a la guerra. Y demasiado discretos se comportan los opresores en sus turbios manejos inhumanos, porque con la desvaída ‘izquierda’ de la gozan los gerifaltes en fláccida oposición, no se entiende como además no exigen el derecho de pernada.
Observamos parecido fenómeno en la carrera hacia el Elíseo, por parte de candidatos -muy ‘republicanos’ ellos- que ya no se molestan ni en disimular su xenofobia. La ‘Liberté, Egalité, Fraternité’, tripode de la Civilización francesa, se haya al borde de su dinamitación final. Los subterfugios económicos no faltan, como los de los nazis con los judíos. Una vez retirada de la competencia o desplumada la minoría, incluso sin emplear un mediatizado montaje sangriento, con el botín se finge engordar a la mayoría social que se pretende instaurar. Aunque al final las exacciones vayan a los bolsillos de unos pocos aprovechados sin escrúpulos. Pura ingeniería psico-sociológica. La barbarie no tiene porque hallarse totalmente exenta de ‘lógica’… si la sociedad civil deja por estupidez que le imponga sus reglas con astucia el Terror ‘facho’, que dirían pasados los Pirineos.
La debilidad que alcanza una deriva orwelliana de tal magnitud, solo puede ser jaleada por Washington y Moscú, ansiosos por repartirse ‘zonas de influencia’ político-económica en una Europa cada vez más dividida, al igual que en la oscura época de entreguerras. En Bruselas la mayoría de funcionarios no llorarán demasiado, los poderes financieros globalizados a los que sirven les tienen reservado un hermoso retiro paradisíaco. A condición de que sean obedientes y sigan sin evitar de manera enérgica la evasión fiscal. Y por si no asquease lo suficiente la estampa negra goyesca, Berlín encima de pasmarote.
La libertad podemos enviarla al museo de las ideas olvidadas. No debemos preocuparnos, la ‘sociedad del espectáculo’ nos mantendrá distraídos… ¡la idiotez nos hará tan felices!
Pues con los colonizados andalusíes no contéis, porque para impedir asimétricas marginaciones territoriales y económicas, por una real democracia… para ser libres nos echamos a la calle en nuestro Día Nacional un 4 de Diciembre, pedazo de mamones.

Dejar respuesta