El inmovilismo del PP

El Partido Popular ha acabado su congreso con la impresión fundada en el españolito y españolita de a pie de que se ha tratado de un cónclave mediático que ha servido para consolidar el inmovilismo en que se encuentra desde su fundación con José María Aznar tutelado por Don Manuel Fraga.

Y en esta fundada impresión social habría que encontrar la razón al resultado de los cónclaves de Ciudadanos emergiendo como una organización política liberal progresista como lo fuese el CDS del añorado Adolfo Suárez y de Podemos como fuerza política de confrontación al PP y al PSOE.

Sin más fundamento que algunos de los flashes informativos durante un fin de semana, resulta fácil hacerse una idea fidedigna del mandato ahora iniciado en el PP, donde continúan todos y todas l@s que han capitaneado la organización política durante la etapa más vergonzante e indigna de un Partido Político de Gobierno en un sistema político de supuestas libertades públicas, al haber estado esta etapa por l@s reelegid@s presidida por la corrupción, que no es otra cosa que el haberse supuestamente enriquecido ilícitamente.

Los españolitos y las españolitas de a pie recordamos que, salvo casos excepcionales, el capital lo tenía quien arriesgaba su dinero en inversiones, pasando ahora a estar en los políticos, con sus honrosas excepciones también. Y esto se manifiesta en modo grandilocuente en nuestros pueblos y ciudades que es donde se hallan las bases de las pirámides económicas y políticas.

Durante la Transición Política, que es cuando yo desarrollé toda mi actividad política propulsada por mi detención por motivos políticos, muchos jóvenes y madurit@s pensábamos que los Partidos Políticos eran instrumentos puestos al servicio social y los activistas políticos que desde ellos practicábamos esta actividad lo hacíamos única y exclusivamente como un servicio social. Pero pronto, a pesar de que la bolsa de trabajo universitaria era considerable, el idealismo, que es lo que se utilizaba como arma arrojadiza contra mí, se fue solapando por el realismo al observar en la segunda legislatura municipal y durante el mandato de Felipe González que los Partidos Políticos se empezaron a reconvertir en sociedades mercantiles con carácter político y sus cuadros conseguían en corto espacio de tiempo amasar tal cantidad de dinero que era imposible conseguir trabajando en la actividad privada.

Y desde entonces nos encontramos personajes políticos que han hecho de la otrora noble actividad política su profesión, y consecuentemente hasta que no acabe su actividad vital seguirán practicando la política con algunas sustituciones de absoluta confianza que transmiten públicamente como renovación política cuando en realidad solo se trata de una renovación de energías para que todo siga igual y nada cambie. Digo que todo seguirá igual hasta que no acabe la actividad vital de estos personajes porque estoy absolutamente convencido de que seguirán mientras les quede un soplo de aire que respirar.

Me llama poderosamente la atención el ejercicio de cinismo del que ha hecho gala la sempiterna Secretaria General al marcarse como propósito en este renovado mandato el atraer a los afiliados que se han marchado y a los votantes que les han dado la espalda, a su juicio por la corrupción política en que se ha envuelto el PP. Tarea harta difícil la que tiene ante sí la mandatarios autocalificados como populares, por la simple y llana razón de que resulta sumamente una tarea rayana lo imposible conseguir una razón que haga cambiar de opinión al agredido por el agresor.

Me van a permitir, amables lectores que distraen su atención en este espacio periodístico, que les recuerde mi afiliación a Alianza Popular (AP) como cofundador provincial y posterior fundado provincial de Derecha Democrática Española (DDE) y coordinador provincial del Partido Demócrata Popular (PDP), para informarles que aún sigo figurando como afiliado al Partido Popular, siendo mostrada la ficha como un trofeo arrojadizo contra mí, tras absorber a todos los afiliados de AP y PDP y no haber depurado la afiliación como hizo el PSOE, de ahí que el PP presuma de ser el Partido Político con mayor número de afiliados. Señalaré al respecto que mi baja en el PP fue demandada por escrito pero no tramitada como correspondería legalmente, antes bien reitero que viene siendo mostrada como un arma arrojadiza contra mi persona.

Hecho este inciso, señalaré también que no somos pocos los que nos alejamos, en mi caso ideológicamente como figura en el escrito demandando la baja como afiliado, del Partido Popular, en el que ciertamente siempre han estado los componentes de la actual dirección a través de AP/UCD/PDP, por lo que ya va siendo momento para abandonar la poltrona por el bien de la España en cuya enseña se envuelven y por el de los ciudadanos y ciudadanas a l@s que dicen servir y en realidad se están sirviendo de ell@s.

Para acabar reseñaré la teoría de la nueva dirección del PP cuyo portavoz, nada más y nada menos, como no podría ser de otra forma, el Ministro de Justicia, Rafael Catalá, por cierto un visitante de Almería cuando existen turbulencias políticas, aseguró que “la responsabilidad política por corrupción se salda en las urnas”; éste es el PP. Y yo vengo a asegurar que la corrupción política da votos y consecuentemente tengo la fundada sospecha, a tenor de los resultados, de que, efectivamente, se salda también la responsabilidad penal.

4 Comentarios

  1. Its like you read my mind! You appear to know so much about
    this, like you wrote the book in it or something.
    I think that you can do with some pics to drive the message home a
    bit, but instead of that, this is excellent blog.
    A fantastic read. I will definitely be back.

    Es como si leyera mi mente! Pareces saber mucho sobre
    Esto, como usted escribió el libro en él o algo.
    Creo que se puede hacer con algunas fotos para llevar el mensaje a casa
    Bit, pero en lugar de eso, este es un excelente blog.
    Una lectura fantástica. Sin duda volveré.

  2. Adolfo, la Secretaria General del PP es cínica porque defiende a un partido político descompuesto por la corrupción política y avala a dirigentes políticos que la ciudadanía les atribuye comportamientos indignos. Yo creo que ya podrían volver a sus puestos de trabajo tod@s los actuales y dar paso a nuevas generaciones que pìensen que la política es un servicio público y no la mejor profesión existente en España hoy en día.
    En Alemania tuvo que dimitir un ministro por haber tergiversado su título universitario y en España el Ministro de Justicia del PP asegura que las urnas saldan los delitos.

  3. Yo conozco al periodista y estoy plenamente seguro de que le atrae la señora Cospedal pero al mismo tiempo reconoce como yo y unos cuantos del pepé que se necesitan chicas menos pasadas

Dejar respuesta