Hacia la cuarta revolución, ¿habrá invernadero 4.0?

0

Acabo de regresar de Córdoba, donde he asistido a la Feria FIMART 2017, así como a las Jornadas Técnicas que se celebraban al mismo tiempo. He de confesar que tenía poca idea acerca de lo que significa la Industrialización 4.0, hasta que oí ese término en algunas de las ponencias, ya que la mayoría de ellas incluían referencias a ese período del desarrollo industrial.

IndustrialiJosé Manuel Guerra articulistazación 4.0 quiere indicar  a una serie de herramientas que se deben utilizar en las empresas para estar a un nivel adecuado de desarrollo.

Esto supone entre otras cosas, la digitalización en las comunicaciones y en el trato con clientes, al uso de la robótica y la inteligencia artificial, y también al ‘Internet de las Cosas’.

Algunos de los stands de empresas del sector que acudieron a la Feria FIMART eran muy sugerentes, como por ejemplo uno de una empresa que afirmaba conseguir una trazabilidaddel aceite de oliva mediante radiofrecuencia: lo que hacían es etiquetar las partidas de aceitunas mediante una etiqueta de radiofrecuencia y el aceite obtenido de esas partidas podía mantener esa etiqueta hasta el momento de su venta.

Esto quizá podría adaptarse al caso de las hortalizas de una determinada calidad en cuanto a variedad, sabor, maduración, etc, y naturalmente hasta el momento de su venta en el supermercado.

Lo que me han sugerido las ponencias y las visitas a los  expositores de empresas es que hay mucho por hacer en cuanto a automatización de las labores en los invernaderos, desde una protección contra plagas que sea mucho más eficaz que los métodos actuales, que se basan  sobre todo en la experiencia de los técnicos, hasta en el procesado poscosecha de las hortalizas.

Feria FIMART-2017

Pros y contras de los invernaderos 4.0

Es también evidente que la puesta a punto de un invernadero 4.0 supondrá mucho esfuerzo intelectual y de creatividad, así como una mayor inversión en la industria auxiliar pero todo esto tiene su parte de recompensa en que los productos de los invernaderos almerienses seguirán estando en primera fila en cuanto a calidad y trazabilidad. Será muy difícil que un cliente final tenga quejas en cuanto a la trazabilidad del producto así como  al manejo y puesta en el mercado de las hortalizas.

Tampoco se me oculta que la industrialización 4.0 lleva consigo algunos problemas de tipo moral o de cambio de conducta, ya que supondrá un menor uso de mano de obra sin cualificar y que dará paso a una serie de puestos de trabajo más especializados en relación con las nuevas tecnologías que he comentado, como es la inteligencia artificial, robótica, ‘Internet de las Cosas’, digitalización, etc. Espero ver este panorama con mis propios ojos.

Dejar respuesta