Esperando al Ministro Ábalos

Han pasado más de siete meses desde que el ministro José Luis Ábalos tomó posesión de la cartera del Ministerio de Fomento en el Gobierno de España. Inexplicablemente aún y después de todo este tiempo transcurrido no ha tenido un hueco en su agenda de visitar una provincia como la de Almería, que sufre el mayor abandono ferroviario de todo el Estado y que ha llegado a límites inaceptables.

Vemos con preocupación que no se ha roto mucho la cabeza a la hora de crear una hoja de ruta propia con el sello del gobierno socialista para la mejora de las infraestructuras de nuestra tierra. Limitándose a un copia y pega de la herencia recibida del anterior ministro de la Serna.

Al día de la fecha seguimos con una situación de bloqueo de las obras de la alta velocidad que hay que recordar que llevan más de 7 años paradas. Es cierto que se han sacado a licitación varios tramos de la conexión entre Almería y Murcia, pero con respecto a nuestra provincia, la realidad es que en la única obra adjudicada entre Pulpí-Vera, sigue sin firmarse  el acta de replanteo entre la UTE adjudicataria  y Adif y las obras no acaban de arrancar. A lo que hay que sumar unas obras del soterramiento del paso a nivel del Puche, que llevan un ritmo tan lento que a este paso, los 2400 metros de pantallas  que se tendrán que construir en trinchera,  tardarán más de cinco años en finalizarse, con una Estación en Almería que ha quedado cerrada a cal y canto sine die, fruto de que también el ministro Ábalos aceptó el traslado a Huercal de Almería, sin tener en cuenta la construcción del by pass que desde la Mesa hemos reivindicado y que hubiera evitado los graves perjuicios que están sufriendo los viajeros que utilizan el servicio público del tren.

Nuestra línea convencional cada año que pasa aumenta su deterioro, en una plataforma que tiene 125 años y  que hay que recodar que no se realiza ninguna actuación importante desde hace más de 40 años, cuando se elimino una curva en la Estación de Nacimiento. Al tren que nos une con Sevilla desde nuestra plataforma ciudadana lo calificamos con el “tren del miedo”.7 horas en recorrer 400 kilómetros y donde son necesarios hasta cuatro transbordos entre trenes y autobuses. También con la conexión con Madrid se tardan 7 horas  y es necesario hacer un transbordo entre Almería y Huércal.

Podríamos seguir exponiendo ejemplos: como la conexión entre Almería y Granada y su electrificación, la conexión con el Puerto, la falta de estudio informativo de la integración de la alta velocidad en nuestra capital, el parón de las obras de nuestra antigua Estación, las múltiples averías de trenes, el transporte de mercancías, los puertos secos de Nijar y de Pulpí, la recuperación de una plataforma con doble vía entre otras cuestiones ,que dejan muy a la claras el abandono ferroviario que sufre Almería.

Con cierta indignación vemos la sociedad civil almeriense ,de que mientras el ministro  José Luis Ábalos prioriza las visitas a otras provincias, aquí en nuestra tierra ,no tiene intención de visitarnos, pese a que se lo hemos pedido por escrito en varías ocasiones. Cuando como es el caso, nuestra situación ferroviaria es tan grave que no acabamos de entender esa posición de alejamiento político y falta de empatía con nuestra tierra.

Los almerienses señor  ministro somos gente pacientes, pero todo tiene un límite y la paciencia de los almerienses esta más que agotada, después de tanto años de promesas incumplidas. Por lo que seguiremos esperando la visita urgente de José Luis Ábalos, porque al señor ministro tenemos muchos argumentos para exigirle que esa visita se produzca cuanto antes y escuche  de la Mesa del Ferrocarril las demandas ferroviarias, que son urgentes acometer para que la economía y empleo siga creciendo en nuestra provincia, y salgamos por fin de un túnel en el que llevamos demasiados años en vía muerta.

 

 

José Carlos Tejada

Coordinador de la Mesa del Ferrocarril de Almería

 

1 Comentario

  1. Pero si ahora resulta que el Gobierno va a invertir en Cataluña lo que no está escrito.
    Mientras en Extremadura locomotoras del año catapún y los viajeros tirados en el campo de madrugada.
    Señor Tejada, siga luchando, yo le comprendo y me solidarizo con usted, pero por ahora solo queda el lamento y el pataleo, el signo de Almería.

Dejar respuesta