¿Es usted un “extremista doméstico”?

0

“Extremista doméstico” es el eufemismo inventado por la élite para etiquetar a todas las personas que se opongan a la ‘Matrix’, por muy buenas y pacíficas que sean.

No importa que se defienda los derechos humanos o los valores humanistas de la Constitución como la libertad de expresión. No importa que se esté en contra de la violencia, de las drogas o del sexo ilícito. No importa que se defienda la Verdad, el bien común, la justicia social distributiva, la sabiduría contra la ignorancia, porque la Verdad nos hace libres.

Por el mero hecho de tener otra opinión diferente a la de unas pocas personas de la élite que controlan el mundo, que están en contra de los intereses de la mayoría de los seres humanos, uno se convierte en un “extremista doméstico” en contra de su voluntad.

Tanto es así que la Policía estadounidense tiene la orden de dar leña a todos los que mencionen palabras tan ‘subversivas’ como Constitución, derecho constitucional o derechos humanos, porque esa élite se ríe de la democracia.

A mi juicio, todos los activistas sociales son personas de alma pleyadiana porque parece que que son las civilizaciones humanas de las Pléyades las que más y mejor han desarrollado los derechos humanos en nuestra Galaxia, la Vía Láctea.

RACISMO

El tuit de la actriz Roseanne Barr, que comparó a la asesora del expresidente Barack Obama, Valerie Jarrett, con un ‘Simio’, trajo de nuevo el racismo al debate nacional en EE.UU. Por ejemplo, el FBI adopó la categoría de “extremista defensor de la identidad negra” cuando se filtró a la prensa un informe del FBI, que desató una tormenta de críticas por parte de grupos de defensa de las libertades civiles y la justicia racial, ya que alegaban que el FBI criminalizaba, vigilaba, infiltraba y destruía las organizaciones de protesta.

El informe del FBI titulado “Los extremistas de la identidad negra probablemente estén motivados para atacar a agentes del orden público”, se fechó el 3 de agosto de 2.017 y reveló la existencia de un documento interno del Departamento de Seguridad Nacional denominado “Documento sobre la raza”.

Pero ¿dónde estaba el FBI cuando se trataba de agresores blancos que cometían tiroteos en masa, y que publicaron contenido altamente perturbador en las redes sociales antes de perpetrar sus masacres? El racismo es inaceptable en todo momento y en todo lugar.

OBJETIVO

El objetivo oculto es perseguir, e incluso matar a quien les dé la real de la gana, mediante el “asesinato selectivo” y disimulado, a todos los que se opongan al nuevo orden mundial, diseñado por los amos oscuros del mundo.

Su proyecto más soñado sería provocar un atentado de falsa bandera que justificaría la imposición de la ley marcial y el toque de queda, con la suspensión de los derechos constitucionales, y que les permitiera cometer todo tipo de injusticias y tropelías.

Los asesinos profesionales nunca dicen que son lo que son, sino que “trabajan para la matrix”. Pero la élite illuminati es más fina todavía: nunca te dicen que nos quieren joder, sino que nos quieren dar la oportunidad de conocer la experiencia del mal”, y que por lo tanto “deberíamos de estarles agradecidos”. Puro cinismo.

Hay casos como el de cualquier terrorista violento, que se merece todo el peso de la ley, pero parece que quieren introducir a escondidas los “delitos de opinión” y esto es muy peligroso porque suena a una dictadura de Orwell.

Aquí en España la tipificación del “delito de odio” puede ser una coartada para muchas injusticias, por la sencilla razón de que el odio es una emoción subjetiva, y por lo tanto es muy difícil de detectar y cuantificar.

DEFINICIÓN

Extremismo es la tendencia a adoptar ideas extremas o exageradas, especialmente en política. Extremismo y extremista son términos usados para describir acciones, ideologías, individuos, grupos, partidos o movimientos políticos que se sitúan muy alejados del centro político o del espacio social del consenso. El término casi siempre se utiliza de forma peyorativa, calificándolos de radicales,o incluso de antisistema. Supone una actitud similar a la intransigencia, y se contrapone a la moderación o al posibilismo.

Las expresiones comunes de extremismo suelen ser usadas en terrenos políticos, económicos y sociales para describir posiciones mentales en cualquiera de los dos extremos posibles. Por ejemplo: extrema derecha o izquierda, extremismo democrático, extremismo religioso, o cualquier otro, que casi siempre se considera reprobable.

Hay una fuerte connotación negativa en los términos extremismo y extremista, que se asocia a terquedad mental, integrismo,fundamentalismo, intransigencia, fanatismo y similares. Muchas veces el término se usa como un insulto injustificado y constituye una falacia clásica.

El extremismo tiene un empleo frecuente en la calificación o juicio de personas, grupos e instituciones por causa de sus ideas y creencias políticas, económicas, sociales, intelectuales o religiosas a las que se quiere colocar en uno de los dos extremos.

No obstante a menudo se confunden las palabras ‘radical’ de ‘extremista’ cuando son dos conceptos totalmente diferentes. Un radical es alguien que busca la raíz de las cosas o de los problemas políticos, mientras que un extremista es alguien que quiere llevar todo al extremo sin descartar la violencia.

Sin embargo, existen casos irrefutables de extremismo son los actos terroristas, ya sean fundamentados en creencias políticas o religiosas, en los que se percibe sin dificultad lo grave de cometer actos de violencia indiscriminada. Pero la violencia nunca está justificada.

Por lo tanto el verdadero extremismo consiste en llevar al límite una creencia personal, y contiene elementos de terquedad absoluta, violencia potencial así como cerrazón al razonamiento y al análisis de la creencia.

LEXICÓN

Según “Fox News”, la Oficina de Inteligencia y Análisis perteneciente al Departamento de Seguridad Nacional publicó un informe titulado “Lexicón del Extremismo Doméstico” para definir una serie de supuestas ideologías extremistas.

Entre estos grupos se encuentran los siguientes: “los extremistas judíos, los extremistas defensores de los derechos de los animales, los extremistas cristianos, los extremistas separatistas negros, los extremistas anti-aborto, los extremistas anti-inmigrantes, los extremistas anti-tecnología, los extremistas independentistas cubanos.”

O sea que los cristianos pueden ser extremistas si siguen el mensaje liberador del Maestro, y que las personas que defienden los derechos de los pobres animalitos son “unos terroristas muy peligrosos”. ¿Hasta dónde hemos llegado de demencia?

El verdadero extremismo implica el uso de la violencia, de la fuerza para la imposición de sus creencias. Sin embargo dicha violencia no se encuentra en casi ninguno de los casos mencionados, lo que supone perseguir a la gente por su forma de pensar, algo que no se recordaba desde los tiempos de la satánica Inquisición.

¿ASESINATO SELECTIVO?

La frase “asesinato selectivo” hace referencia al asesinato premeditado de un individuo, cometido por una organización o institución estatal, fuera de procedimientos jurídicos o del campo de batalla.

EE.UU. practicó asesinatos selectivos en el marco de la lucha antiterrorista, como en el caso de la muerte de Osama bin Laden. Bajo la presidencia de Obama, se extendió la utilización de la metodología de asesinatos selectivos a través del uso de vehículos aéreos no tripulados o ‘drones’ que operaban en Afganistán, Paquistán o Yemen.

Asimismo los escuadrones de la muerte emplearon ampliamente la metodología de los asesinatos selectivos en El Salvador, Nicaragua, Colombia y Haití, en el contexto de disturbios civiles y guerra durante las décadas de 1.980 y 1.990. Esta metodología también se utilizó en Somalia, Ruanda y en los Balcanes durante las guerras yugoslavas de infame recuerdo.

INSTRUCCIONES

Existe un documento oficial del gobierno de los Estados Unidos publicado durante los años 1.960, y posteriormente durante los años 1.990 por Paladin Press, que contempla dicha práctica como un “instrumento de la política exterior” como si fuera la diplomacia.

En sus 56 páginas contiene instrucciones sobre cómo seleccionar objetivos, el uso de armas, el entrenamiento y la preparación del personal, así como métodos eficaces para un adecuado encubrimiento u ocultación. (Eso se llama “tirar la piedra y esconder la mano”.) El propósito de este libro no es supuestamente el de “fomentar el asesinato”, sino justificarlo como medio de avanzar en determinada agenda política.

Afortunadamente, el Observatorio de Derechos Humanos publica anualmente un Informe donde se describen en forma pormenorizada los hallazgos del año anterior en términos de violaciones a los derechos humanos en todo el mundo. ¡Hay que estar vigilantes y defender siempre los derechos humanos! Muchas gracias.

Dejar respuesta