El sendero del Conocimiento

  • La vía del conocimiento espiritual es una rareza exótica en la tradición cristiana
  • Conocimiento es poder, y por eso el poder nos quiere ignorantes para manipularnos
  • La Gnosis, o conocimiento introspectivo de lo divino, es una vía superior a la fe ciega
  • Consuelo Martín intenta armonizar el pensamiento filosófico oriental y el occidental

La vía del conocimiento espiritual intuitivo es una rareza exóticadentro de la tradición cristiana, que siempre ha fomentado la fe ciega, con la excepción de los Gnósticos que fueron exterminados por el imperio religioso de Roma, pero es algo absolutamente normal en las tradiciones espirituales de Asia, especialmente en el Gñana Yoga que es el Yoga del Conocimiento. Gñana y Gnosis es lo mismo porque ambas palabras tienen raíces hindo-europeas.

Gñana’ es un término sánscrito que significa ‘conocimiento o iluminación’ en su sentido más elevado de sabiduría real, al igual que ‘Gnosis’ en griego. Por lo tanto ‘agnóstico’ significa todo lo contrario, es decir, carente de conocimiento o de iluminación.

El ‘Gñana’ se refiere al conocimiento puro, el conocimiento de que el ‘Atman’ (Alma) es idéntica con ‘Brahman’ (el Ser Absoluto) y por lo tanto la meta de la vida es fundirse en la existencia de Dios.

El conocimiento es poder, y por eso el poder quiere mantenernos ignorantes para que seamos más fáciles de manipular. Ésta es la verdadera razón por la que se ha perseguido siempre el camino del conocimiento espiritual intuitivo y por la que se ha fomentado la fe ciega.

MI EXPERIENCIA

Cuando estudiaba Periodismo en Madrid en los años setenta leía con frecuencia la revista ‘Viveka’, que significa ‘discernimiento’ en sánscrito, editada por la profesora Consuelo Martín, que estaba dedicada al Gñana Yoga, el sendero del Conocimiento. Fue el estudio más provechoso y esclarecedor de mi vida. ‘Viveka’ (discernimiento o discriminación) es la habilidad de diferenciar entre lo que es real y eterno (llamado Brahman) y lo que es irreal y temporal (la materia).

Según los ‘gñanis’ monistas consideran que Dios y el Alma son lo mismo y que la meta de la vida es fundirse en la existencia de Dios. Esto coincide con la espiritualidad moderna que afirma que el Alma es una parte fractal del Creador. No una parte de Dios, sino el propio Creador manifestado en cuerpos humanos.

En Matemáticas un fractal es una estructura que tiene la propiedad de que su aspecto y distribución estadística no cambian cualquiera que sea la escala con que se observe. También un fractal es un objeto geométrico cuya estructura básica, fragmentada o aparentemente irregular, se repite a diferentes escalas. Muchas estructuras naturales son de tipo fractal.

Además de haber escrito doce libros, Consuelo Martín es Doctora en Filosofía por la Universidad Complutense de Madrid, donde al término de sus estudios dirigió durante varios años seminarios en el Departamento de Metafísica. Trabajó, además, en Epistemología, Psicología y en Filosofía de la Ciencia, intentando armonizar el pensamiento filosófico oriental y el occidental.

La práctica del silencio, la contemplación, la meditación, etc. han sido y son las especialidades de Consuelo Martín para dirigirse hacia la realización personal. Hoy día sigue realizando retiros (cursos) en la Escuela de Contemplación Kaivalya, con sede en La Hospedería del Silencio (Cáceres).

NO DUALIDAD

Todo ello está relacionado con la doctrina Advaita Vedanta, que es una rama no dualista del hinduismo que afirma la unidad entre el Alma y la Divinidad.

El Advaita Vedanta tiene una gran afinidad con diversos movimientos en su aspecto más místico. Se encuentran resonancias con el Zen, el Sufismo, el Taoísmo, el Tantra, los místicos cristianos, etc. Según Jean Klein “Advaita no es un sistema, una religión o técnica, tampoco es una filosofía. Es simplemente la Verdad.”

No-dualidad es una experiencia en la que no existe separación entre sujeto y objeto, un “yo” y el resto del universo, un ‘yo’ y Dios. Es la experiencia de la conciencia, nuestra verdadera naturaleza, que se manifiesta como felicidad, amor y belleza absolutos. La conciencia se define como “Eso”, sea lo que sea, que percibe estas palabras aquí, en este momento.

Advaita trasciende todas las religiones, filosofías y nacionalidades. No divide sino que une. Los fanáticos de las diferentes religiones nunca pueden ponerse de acuerdo en sus conceptos acerca de Dios, pero los sabios de diferentes orígenes nunca podrán estar en desacuerdo respecto a su común experiencia de no-dualidad. Los fundadores de todas las grandes religiones han sido sabios. La no-dualidad es el núcleo del Hinduismo, Sufismo, Budismo Zen, Shivaísmo de Cachemira y las enseñanzas de Cristo.

LA GNOSIS

La Gnosis es el Conocimiento absoluto e intuitivo de la Divinidad que pretendían alcanzar los gnósticos. El Gnosticismo es una doctrina filosófica y religiosa de los tres primeros siglos del cristianismo, una rama heterodoxa del cristianismo primitivo, que se dividió en varias escuelas, propugnaba tener un conocimiento intuitivo y misterioso de las cosas divinas, y alcanzó un cierto prestigio entre los intelectuales cristianos.

Según esta doctrina los iniciados no se salvan por la fe en el perdón gracias al sacrificio de Cristo, sino que se salvan mediante la Gnosis, o conocimiento introspectivo de lo divino, que es un conocimiento superior a la fe. El ser humano es autónomo para salvarse a sí mismo.

El gnosticismo es una mística secreta de la salvación. Sintetiza creencias orientalistas e ideas de la filosofía griega, principalmente platónica. Es una creencia dualista: el bien frente al mal, el espíritu frente a la materia, el Ser Supremo frente al demiurgo, el espíritu frente al cuerpo y el alma.

El gnosticismo moderno o neognosticismo incluye una variedad de movimientos religiosos, derivada de la antigua sociedad helenística en torno al Mediterráneo. En el siglo XIX se publicaron estudios populares que hicieron uso de textos recientemente redescubiertos. En este periodo también hubo reactivación del movimiento religioso gnóstico en Francia. La aparición de la biblioteca de Nag Hammadi (Egipto)en 1.945 aumentó considerablemente la cantidad de textos disponibles.

DEJA UNA RESPUESTA