El personal penitenciario de Almería se concentra en solidaridad con el funcionario apuñalado en la prisión de Soto del Real

0
38

CCOO junto con el resto de  sindicatos de prisiones han celebrado  paros de media hora en el Centro Penitenciario de Almería y también en todos los centros penitenciarios en señal de solidaridad y protesta por la grave agresión sufrida del compañero agredido en Soto del Real.

Las concentraciones han dado comienzo a las 12 de la mañana de hoy miércoles y se han llevado  a cabo en las puertas de los establecimientos penitenciarios. Denunciamos el incremento de las agresiones en el último año y trasladan la necesidad de que se establezcan medidas de prevención de riesgos laborales, que garanticen la seguridad y la salud de los empleados y empleadas públicas penitenciarias.

De igual forma los sindicatos, con estas concentraciones masivas, quieren mostrar su solidaridad y dar apoyo a todos los compañeros y compañeras agredidas, especialmente al de mayor gravedad.

Denunciamos que sufrimos más de una agresión física cada día.Según los últimos datos oficiales del 2017, se produjeron 493 agresiones a trabajadores y trabajadoras de Instituciones Penitenciarias, lo que ha supuesto un incremento del 76% del número de agredidos, entre los años 2008 y 2017. A estos datos habría que sumar el resto de agresiones que también existen y no son contabilizadas por la Administración Penitenciaria como son empujones, insultos, amenazas o vejaciones.

 

CCOO ha repetido que el problema de las agresiones es que no se abordan las causas estructurales y,  por lo tanto el Ministerio del Interior sigue negando que las agresiones sean un riesgo laboral en prisiones. Las trata de ocultar y se cree la propaganda de sus propias estadísticas sesgadas, para proteger la incompetencia de su propia gestión.

 

Las agresiones continúan y aumentan en prisiones porque el Ministerio del Interior se niega a que la Ley de Prevención de Riesgos Laborales  entre tras los muros de las cárceles, y proteja al personal frente a las mismas. Mientras no quiera cumplir la Ley el personal penitenciario seguirá siendo víctima de la negligencia, la incompetencia de un Ministerio  más preocupado en proteger los egos de los gestores que la vida e integridad del personal penitenciario.

 

Tampoco podemos ocultar que el primer elemento que posibilita que ocurran estas agresiones y que se incrementen año tras año, no es otro que el denominado Protocolo específico de actuación frente a las agresiones dentro del ámbito de los Centros Penitenciarios (PEAFA) que ha acreditado sobradamente lo que denunciamos al no firmarlo en el Comisión Técnica de Prevención de Riesgos Laborales ni en su ratificación en la Mesa General de Negociación de la AGE.

 

Para hacer frente a este grave problema, los sindicatos consideran urgente resolver la acuciante falta de personal con cerca de 3500 vacantes sin ocupar, dotarse de una formación específica y adecuada para afrontar estas situaciones y abordar el problema grave de la enfermedad mental, dado el incremento de internos con patologías psiquiátricas en prisión.

 

Dejar respuesta