El Interlocutor Sanitario Policial en Almería forma a los sanitarios del Hospital de Torrecárdenas

0
81
Dentro del ámbito competencial de la Instrucción 3/2017 de la Secretaría de Estado de Seguridad. La denuncia es el instrumento fundamental que articula la protección jurídica para los profesionales de la salud.

Como continuación al programa de talleres formativos para el personal sanitario que desarrolla sus funciones en los centros de atención primaria y hospitales dependientes del Servicio Andaluz de Salud en Almería, puesto en marcha el pasado día 19 de marzo, y para seguir en la senda de la prevención de las agresiones a sanitarios, el Interlocutor Sanitario Policial en la provincia de Almería ha iniciado en el día de ayer una ronda de charlas informativas en los diferentes servicios con los que cuenta el Hospital de Torrecárdenas.

El interlocutor llevará a cabo además, una comprobación de las medidas de prevención estructural de la violencia, para en su caso adecuarlas a las finalidades preventivas. Según la Organización Médica Colegial, en Almería durante el año 2018 se registraron siete agresiones a sanitarios.

Con ello se pretende dar cumplimiento a la Instrucción 3/2017 de la Secretaría de Estado de Seguridad, y al Plan de Prevención y Atención de agresiones para los profesionales del Sistema Sanitario Público Andaluz, cuya última finalidad es evitar la existencia de cualquier tipo de violencia en el ámbito de la salud, y en caso de producirse,  la mejora de la protección de las víctimas, sobre todo ante lesiones, amenazas e injurias en el ámbito de la atención primaria y urgencias.

El Principio de Autoridad recogido en el Código Penal se hace extensible a todos los sanitarios en el ejercicio de sus funciones, siendo castigadas todas las agresiones como Atentado.

La respuesta policial ofrecida ante estos casos prevé una solución integral y de naturaleza transversal, porque además de la violencia física o verbal cuyas consecuencias más directas son fácilmente exteriorizables, existe una preocupación policial por la carga de  estrés que genera esta violencia sobre los  profesionales.

Dentro del ámbito competencial de la Instrucción 3/2017 de la Secretaría de Estado de Seguridad. La denuncia es el instrumento fundamental que articula la protección jurídica para los profesionales de la salud.

El Interlocutor Policial Sanitario acompañado del Comisario Ernesto López, Jefe de la Brigada Provincial de Seguridad Ciudadana de la Comisaría de Almería, han enfatizado en que los sistemas de respuesta con los que cuenta la Policía Nacional están a disposición de los profesionales de la sanidad. El objetivo de estos talleres es establecer lazos de confianza y conocimiento, crear un canal de comunicación directa entre ambas administraciones, así como difundir los instrumentos de prevención que existen.

 

Además del seguimiento de las agresiones que realiza el centro hospitalario a través del Registro Informático de Agresiones (R.I.A), la Policía Nacional registra todas las comunicaciones y hechos concretos de violencia producidos, y se nutre de dichos datos para establecer planes preventivos en un futuro, y medidas concretas de actuación.

 

Medidas de Prevención estructural y detección de futuras conductas violentas

Junto con las charlas impartidas, el Interlocutor Sanitario velará porque las medidas de prevención estructural de la agresión existan, o en su caso estén dispuestas de la mejor manera posible, como son la existencia de cámaras de seguridad de grabación continua, mamparas de seguridad, vigilantes de seguridad, pulsadores anti pánico, doble puerta -una de entrada y otra de salida- en las consultas, la correcta distribución del mobiliario, la ausencia de objetos contundentes o arrojadizos en las consultas, o la adecuación de gestores de colas y listas de espera de modo que la máxima información obtenida por el paciente, disminuya su frustración.

 

La denuncia y el Principio de Autoridad del artículo 550 del Código Penal

Los médicos, enfermeros, celadores, auxiliares y demás personal del Servicio Andaluz de Salud deben asumir que cuando ejercen actividades profesionales de carácter público son considerados Autoridad, debiendo integrar dicho concepto en su labor diaria para de este modo lograr su protección. El artículo 550 del actual Código Penal considera actos de atentado los cometidos contra sanitarios que se hallen en el ejercicio de las funciones propias de su cargo, o con ocasión de ellas, castigando dichas conductas con penas de prisión que van desde los seis meses a los tres años.

 

Sin embargo, para que el problema sea visible y se pueda actuar con la contundencia jurídica necesaria, es preceptiva la denuncia del sanitario, ya que tras la misma se pueden articular medidas cautelares como una orden de alejamiento del centro sanitario o incluso del personal a modo particular.

 

Con la denuncia se produce la exposición pública de la actitud violenta, con mayor garantía de protección del personal sanitario, y así poder defender ante los tribunales el concepto del Principio de Autoridad, y sus consecuencias jurídicas derivadas.

 

Estadísticamente, y según la Organización Médica Colegial, en todo Andalucía durante el año 2018 se cometieron tres agresiones a sanitarios al día, y concretamente en la provincia de Almería, se registraron siete agresiones durante todo el año, de las cuales un 55% fueron en  los servicios de atención primaria.

 

Sin embargo, sólo se llega a denunciar un 10% de las mismas, algo en lo que han hecho hincapié los responsables policiales, mostrando propuestas coordinadas con la Fiscalía Provincial, como la identificación en la denuncia mediante el número de colegiado, teléfono y domicilio a efectos de notificaciones del centro médico de referencia, existencia de denuncias estandarizadas, o la aplicación gratuita para Smartphone Alertcops.

Dejar respuesta