El GPP presenta “una histórica y ambiciosa” ley para situar a España en la vanguardia de la lucha contra el Cambio Climático

0

El portavoz del Grupo Popular en el Congreso, Rafael Hernando, ha presentado este viernes en el Congreso de los Diputados, junto con la portavoz de Cambio Climático del GPP, Belén Bajo, “una histórica y ambiciosa” ley para situar a España en la vanguardia de la lucha contra el Cambio Climático y la Transición Energética.

Belén Bajo confía en que el Gobierno “no acabe por menospreciar una iniciativa abierta al diálogo, compuesta de 51 artículos, y con la vista puesta en la transición sostenible hacia un modelo de desarrollo bajo en carbono y resiliente al Cambio Climático”

En rueda de prensa en el Congreso de los diputados, Hernando ha remarcado que se trata de una Proposición de Ley de “enorme relevancia”, que se traduce en “un texto histórico que nos va a poner en la vanguardia en la lucha contra el Cambio Climático”, resultado “del trabajo y del esfuerzo” que se ha venido realizado por parte del Grupo Popular de la mano de todos los sectores.

 

Según ha puesto de manifiesto Hernando, a día de hoy existe “un consenso científico” sobre el impacto de “la actividad humana” en el cambio del clima. “Nos encontramos en unos niveles de emisiones que afectan no solo a la salud de las personas sino a la del planeta”, ha advertido, “y en base a lo que se aprobó en la cumbre de París”, ha incidido, “hemos querido presentar una ley que, a través de 51 artículos, dos disposiciones adicionales y seis finales, pretende hacer una economía española más competitiva, adaptada al medioambiente, participando de las evoluciones tecnológicas y científicas a fin de hacer de nuestro medioambiente y de nuestro planeta un lugar más saludable para las actuales y las futuras generaciones”.

 

“Introducimos modificaciones que van a permitir desarrollos de sectores tecnológicos tan importantes como el del transporte eléctrico”, ha destacado, y donde “el vehículo eléctrico va a ocupar una parte esencial de nuestras vidas”, si bien se trata de una ley que realiza “un análisis transversal” de todos los sectores económicos para alcanzar los grandes retos aprobados por la Cumbre de París.

 

Hernando también ha querido hacer hincapié en el enorme salto cualitativo que se ha producido en España en materia de cambio climático con el último gobierno del PP: “Cuando llegamos en el año 2011 al Gobierno, España incumplía en materia de emisiones con el Protocolo de Kioto”. “Nosotros trabajamos para invertir esta situación, y hoy estamos cumpliendo, pero queremos ser más ambiciosos, y de ahí que presentemos una Ley abierta al diálogo para que, por primera vez, tengamos una norma sobre Cambio Climático y Transición Energética, que es una demanda de todos los sectores para mejorar la calidad de vida y la salud del planeta”.

 

Acto seguido, Belén Bajo ha tomado la palabra para desgranar los puntos más destacados de una extensa iniciativa, compuesta por un total 68 páginas. “El Cambio Climático es el mayor desafío medioambiental y socioeconómico al que se enfrenta la Humanidad en el siglo XXI”, ha empezado señalando, “y la respuesta al reto climático pasa, de modo inevitable, por propiciar un cambio profundo y global en el modo de producir y de consumir”.

 

“Tras la cumbre de París y la Agenda de 2030”, ha recordado la parlamentaria popular, “España necesita una Ley de Cambio Climático y Transición Energética que facilite el cumplimiento de nuestros compromisos europeos internacionales, y la forma de llevarlos a cabo”. “El PP se comprometió electoralmente a elaborar una ley transversal que implique el esfuerzo de todos los Ministerios y Administraciones, y de toda la sociedad en general”, ha añadido.

 

“Hace un año el Gobierno del PP puso en marcha la elaboración de la ley, con unas jornadas en la que participaron hasta 400 expertos de todos los sectores”, ha señalado, para abrir posteriormente un periodo de consulta pública que “dio lugar a más de 350 aportaciones y un borrador”. Este proceso, ha advertido Bajo, “se ha visto interrumpido por la moción de censura de Pedro Sánchez”.

 

“Por compromiso con nuestros electores y para facilitar que España tenga cuanto antes un marco jurídico que facilite nuestros compromisos”, ha explicado, “el GPP presenta una Ley que va a abordar los objetivos nacionales, la planificación para alcanzarlos, la adaptación al Cambio Climático, la colaboración y cooperación de todas las Administraciones Públicas, la fiscalidad climática, la financiación y las medidas sociales necesarias a adoptar en la transición sostenible hacia un modelo de desarrollo bajo en carbono y resiliente al Cambio Climático”, amén de la investigación, la innovación, la concienciación, la información y la educación.

 

De los 51 artículos que componen dicha iniciativa, Bajo ha querido hacer hincapié en los siguientes: “Se proponen como objetivos nacionales a 2030, reducir las emisiones de gases de efecto invernadero en, al menos, un 26%; el objetivo de energías renovables en el consumo final de la energía en, al menos, un 32%; y la mejora de la eficiencia y del ahorro energético en, al menos, un 32,5%”, teniendo presentes el grado de interconexión con otros Estados miembros de la UE.

 

A 2050, la norma presentada por el GPP, propone como objetivos nacionales la reducción de las emisiones en, al menos, un 80%.

 

Esta serie de objetivos, ha explicado Bajo, “deben estar recogidos en los Planes integrados de energía y clima que se presentan a la UE cada diez años, y que pueden ser revisados si cambian los compromisos internacionales europeos, al tiempo que deberán ir acompañados de una evaluación de impacto socioeconómico y medioambiental”.

 

De igual manera, “se propone la elaboración de un Plan nacional de adaptación al Cambio Climático para hacer frente a los efectos del mismo, y que tenga en cuenta la asistencia de grupos sociales y sectores especialmente vulnerables”. “Todas las comunidades deberán tener también un plan de adaptación”, ha remarcado, recalcando “la obligación del Estado de elaborar planes sectoriales de adaptación dando prioridad a la salud, al agua y a la agricultura”.

 

Para financiar la lucha contra el cambio climático, ha señalado Bajo, “se establece que todas las Administraciones Públicas, todas, deben destinar al menos un 20% de su presupuesto anual a actuaciones con impacto positivo en la lucha contra el Cambio Climático, y se propone que, una vez aprobada toda la normativa en Consejo de Ministros, todas las Administraciones Públicas integren la variable de cambio climático en términos de mitigación, adaptación y coste-beneficio”.

 

De igual manera, “se establece que el Banco de España elabore cada dos años un informe sobre el estado de la economía española y el sistema financiero frente a los riesgos y oportunidades relacionadas con el Cambio Climático, que recogerá recomendaciones, será publicado y remitido al Congreso”.

 

En materia de fiscalidad ambiental, “se propone una reforma de la fiscalidad ambiental que mejore la aplicación del principio ‘quien contamina, paga’, y que contemple cargas fiscales para las actividades que incrementen las emisiones de gases de efecto invernadero, o aumenten la vulnerabilidad de la economía española y de sus ecosistemas, e incentivos fiscales para las inversiones que contribuyan a la reducción de emisiones y a la adaptación del cambio climático”.

 

“Las Administraciones Públicas deberán de dar ejemplo en las contrataciones, los planes de reducción de emisiones y en la compra y uso de vehículos para el impulso de la descarbonización de nuestra economía”, ha señalado sobre otro de los puntos más sobresalientes de esta iniciativa de 68 páginas.

 

En último lugar, Bajo ha destacado también “la creación del Observatorio de Cambio Climático y Transición Energética, que estará formado por expertos de reconocido prestigio y que se encargará del seguimiento, asesoramiento, consulta, información y estudio de las políticas y medidas relacionadas con el Cambio Climático y la Transición Energética”.

 

“Es una ley demandada por toda la sociedad, por sectores y partidos que han pedido una ley que perdure en el tiempo, que no sea cortoplacista, y que salga con el mayor consenso”, ha señalado sobre los grandes pilares de esta iniciativa, “y es momento de mirar al futuro de nuestro país y de nuestro planeta”. “Presentamos la iniciativa con el ánimo de dialogar con todas las fuerzas y de mejorar esta ley con las aportaciones de todos, y espero que el Gobierno actual no menosprecie el trabajo de tantos expertos que han colaborado en su elaboración, y que puede ser mejorada en el trámite parlamentario”, ha concluido.

 

Dejar respuesta