El Gobierno andaluz reivindica el modelo autonómico y la unidad de España con motivo del 28F

0
105
Moreno valora el trabajo de los equipos de ambas formaciones en el que "han prevalecido los puntos de encuentro" para "cumplir con las expectativas y la ilusión" de los andaluces que han pedido cambio.
El Consejo de Gobierno ha aprobado una declaración institucional con motivo del 28 de febrero, Día de Andalucía. El texto reivindica la vigencia de la Constitución de 1978 como símbolo de «concordia y reconciliación» que ha permitido el desarrollo de un modelo de Estado de las autonomías garante del progreso económico y social del conjunto de los españoles.

Frente a los que amenazan con romper la unidad de España, el Consejo de Gobierno de la Junta de Andalucía apuesta por el fortalecimiento del proyecto común que es la nación española, la defensa del Estado de Derecho y de la cohesión nacional.

Además, el Gobierno andaluz también apuesta en este nuevo tiempo político por la regeneración de nuestras instituciones, por la creación de las condiciones para que nuestra economía sea más competitiva; y por la mejora de los servicios públicos.

Texto íntegro de la Declaración institucional del Consejo de Gobierno con motivo del 28F:

«Cada 28 de febrero conmemoramos la fecha en la que se celebró el referéndum de acceso a la autonomía, convertido en la actualidad en el Día de Andalucía. A través del mismo, los andaluces expresamos nuestros anhelos de libertad y compromiso con el futuro de nuestra tierra, en el marco de una España democrática regida por los valores que consagra la Constitución de 1978.

Un texto constitucional que representó, y lo sigue haciendo, un compromiso con el futuro de nuestra nación sobre las bases de la concordia y la reconciliación, los derechos individuales, la apertura y el reconocimiento internacional, y el diseño de un modelo de Estado de las autonomías como garante del progreso económico y social del conjunto de los españoles.

Y es precisamente esa articulación territorial, la que se ve amenazada por quienes hacen de la ruptura de España el origen de reivindicaciones políticas contrarias al modelo de convivencia que proclama nuestro ordenamiento constitucional. Frente a ellos, Andalucía se conforma hoy desde su contribución al fortalecimiento del proyecto común que es la nación española, siendo exponente claro de la garantía de esa unidad nacional, de la defensa del Estado de Derecho y de la cohesión nacional.

Vivimos un nuevo tiempo político plasmado en una alternancia de Gobierno que toma como referencia el espíritu de la Transición y lo que significó para nuestra autonomía, repleta de momentos de gran trascendencia, que encuentran en el Pacto de Antequera el origen de una Andalucía posible, la del diálogo y el encuentro de todos los andaluces.

Un acuerdo, que significó el compromiso de los partidos firmantes con el impulso y el desarrollo de nuestra tierra desde una autonomía plasmada, con el devenir de los años, en nuestra Constitución y el Estatuto de Autonomía que rige nuestro autogobierno.

La celebración del Día de Andalucía nos reafirma como Gobierno en el trabajo emprendido para ser una región de primera, generadora de empleo, de riqueza y de oportunidades para todos los andaluces, y que tiene presente nuestro compromiso con aquellos que más apoyo necesitan.

Una tarea que vamos a llevar a cabo junto a los andaluces, para seguir ganándonos un presente y un futuro que necesariamente tiene que construirse desde nuestros pueblos y ciudades, aquellos que dan sentido pleno a nuestra democracia y que es necesario recordar cuando este año se celebra el 40 aniversario de las primeras elecciones municipales en España.

El Gobierno andaluz manifiesta su pleno compromiso con nuestro Estatuto de Autonomía y con la construcción de un Estado autonómico basado en la solidaridad y la cohesión social de España, pero expresa la necesidad de reformar nuestro sistema de financiación autonómica así como mejorar los mecanismos de coordinación con el Estado.

Y lo hacemos, porque consideramos necesaria una financiación justa, adecuada y suficiente, que responda a las nuevas demandas de los andaluces que democráticamente eligieron a una nueva mayoría para gobernar nuestra autonomía, lo que implica la asunción, desde el entendimiento, de la necesaria profundización en nuestro autogobierno.

El mandato que hemos recibido de los andaluces se manifiesta en un programa político llamado a regenerar nuestras instituciones desde la dignificación de la tarea de nuestros servidores públicos; a crear las condiciones para que nuestra economía sea competitiva, crezca y genere empleo; y a mejorar los servicios públicos, apostando por la eficacia, la eficiencia y la calidad en la prestación de los mismos. Por tanto, se nos impone una tarea reformadora, dirigida a sentar las bases de la Andalucía del futuro, próspera, abierta e integradora, y que sitúe a la persona en el centro de sus políticas.

Hemos venido a gobernar para todos los andaluces, a mejorar su bienestar y calidad de vida, y a hacerlo desde la honestidad y el compromiso sincero con todos y cada uno de los que creen en Andalucía y España».

Dejar respuesta