El Distrito Sanitario Poniente condena la agresión a un profesional del centro de salud de Berja

0

El Distrito Sanitario Poniente de Almería quiere mostrar su repulsa ante la agresión sufrida la semana pasada por un médico de familia del centro de salud de Berja. Desde el momento en que se produjeron los hechos el  Distrito Poniente ha puesto a disposición del afectado todas las medidas de apoyo incluidas en el Plan de Prevención y Atención de Agresiones para los profesionales del sistema sanitario público de Andalucía.

 

El Distrito Poniente manifiesta su absoluto rechazo a este tipo de conductas, que carecen de cualquier justificación. Los servicios jurídicos del Servicio Andaluz de Salud solicitaron en el juicio rápido celebrado tras lo ocurrido, que la agresión fuera considerada como un delito de atentado. Ello ha implicado una condena de dos años para el agresor.

 

La agresión física o intimidación grave contra profesionales del sistema sanitario público en el ejercicio de su función pública asistencial viene siendo considerada como delito de atentado por los tribunales de Justicia, y así se han dictado sentencias en estos casos, castigándose con penas de uno a tres años de prisión.

 

La Consejería de Salud condena cualquier tipo de violencia, tanto física como verbal, dentro o fuera de un centro sanitario, recordando que bajo ningún concepto o circunstancia pueden justificarse este tipo de actuaciones.

 

El Plan de Prevención y Atención de Agresiones del sistema sanitario público de Andalucía incluye tanto medidas preventivas para luchar contra los ataques como un protocolo de actuación una vez que se produce cualquier situación de violencia. Entre las medidas preventivas se encuentran la instalación de sistemas de seguridad (cámaras de videovigilancia, timbres avisadores, guardias de seguridad, etc) como formación para que los profesionales aprendan a actuar ante situaciones de tensión. En los casos en los que se produce la agresión, el plan contempla apoyo psicológico y asistencia jurídica para las víctimas.

Dejar respuesta