El Ayuntamiento de Almería premia a los vecinos de la plaza de España en Ciudad Jardín y castiga a los de la colindante plaza Colón

0
186
Tubería de agua que nutre a la Oficina Municipal.

El Ayuntamiento de Almería viene provocando un profundo malestar entre los vecinos de la Plaza de Colón en el barrio residencial de Ciudad Jardín, malestar debido al poco interés que demuestra el Equipo de Gobierno al no preocuparse por el más elemental mantenimiento de la zona y que se atribuye a estrictos motivos políticos, por cuanto en la colindante Plaza de España el mimo es constante e incluso se llega a lo que muchos califican como favoritismo.

El principal problema que hoy tiene el otrora residencial barrio de Ciudad Jardín es el aparcamiento al haber absorbido la mayoría del estacionamiento de la zona centro de la ciudad la imposición en ésta de ‘zona azul’, lo que provoca el trasiego constante desde primeras horas de la mañana de coches buscando aparcamiento en calles conformadas por casas unifamiliares y catalogadas como residenciales, lo que implica un elevado valor catastral que en muchos casos supera el valor de mercado y en general el malestar por el IBI.

Este problema de aparcamiento en Ciudad Jardín motivó la solicitud de imponer la ‘zona azul’ para que se pagase por aparcar al igual que lo hacen en el centro de la ciudad y a lo que se atribuye se haya elegido este barrio como estacionamiento de vehículos para ahorrarse el su pago. Hasta ahora no solo no se ha conseguido poner la ‘zona azul’ en las calles del barrio sino que en algunas zonas el aparcamiento se ha convertido en un infierno para los vecinos por impedírseles el libre acceso a sus viviendas.

Caso peculiar es el de la Plaza Colón, en cuyo centro se encuentra la Oficina Municipal que antiguamente fue Mercado de Abastos, donde en una calle se protege a los vecinos por haber ordenado el estacionamiento de vehículos en la acera junto al lateral de la Oficina Municipal dejando expedito el acceso a las viviendas mientras en la calle paralela el aparcamiento se ha ordenado en la acera de las viviendas con lo que se entorpece el acceso a ellas y haber inducido al olvido de encerrar el coche en los garajes por parte de los vecinos. Esta circunstancia obliga a los vecinos de esta calle citada a verse en la obligación de colocar vado en sus garajes con el consiguiente coste económico que ello conllevar y que algunos no pueden conseguirlo por meras razones económicas.

En la Plaza Colón, además del aparcamiento, el mantenimiento de las calles es absolutamente nulo, razón que es considerado por algunos vecinos como atribuible a razones políticas-personales porque se considera incomprensible la exquisita atención que se le presta a la vecina Plaza España y el olvido y la discriminación al que se le está sometiendo a la Plaza Colón.

 

Dejar respuesta