Duplicidad patriotera centralista

“Una pantalla grande tan sólo hace el doble de mala a una mala película”. Samuel Goldwyn
Dos papas, dos reyes… y dentro de poco a este paso dos presidentes de la Generalitat. Esta ‘conjunción planetaria’ – que diría la Pajín – de fenómenos carece de precedentes en la historia. Tal vez algunos espíritus más crédulos interpretarían en ello que el fin del submundo casposo clerical-franquista se acerca. Los que no somos de misa, procesión y homilías ultranacionalistas rancias de la COPE, RTVE o la SER; los que cultivamos el escepticismo como vía de acercamiento a la verdad no podemos ser tan optimistas.
Aunque hemos de confesar nuestra rendida admiración por las tragaderas sin colmo de nuestros adversarios, sin dejar de preocuparnos por adonde conduce el daltonismo político del social-geriátrico, heredero del landismo. Porque ya hay que entregarse a un exacerbado masoquismo para votar sin desmayo a los que han dinamitado la hucha de las pensiones, pagando las extraordinarias a golpe de aumentar una deuda pública escandalosa. Esto lo perpetra por la jeta el partido más corrupto de Europa, aún en el gobierno, con total impunidad. Y todavía finge ‘oposición’ el líder de la veleta formación naranja, que pidió el voto para los de Génova ¡a una semana de las Generales!, y al que le han puesto sus padrinos del IBEX 35 una residencia en el exclusivo Pozuelo de Alarcón ¡de más de un millón de euros!, a escasos metros de la de Cristiano Ronaldo y no muy lejos tampoco del otro lacayo del marianismo, Pedro Sánchez.
Encandila tanto la estela rojigualda totalitaria que ciega a sus apesebrados cánidos. Sin darse cuenta que la causa de su patética debilidad reside precisamente en sus bochornosos numeritos de fuerza bruta por cuenta de pacíficos manifestantes, presos políticos o tuiteros, empitonados fiscalmente sin respeto alguno a la Libertad de Expresión. Un Tribunal Constitucional que actúa como el viejo Tribunal de Orden Público, sordo a las advertencias del Consejo de Estado y de los más reputados juristas, queda deslegitimado por completo. Quizá a algunos tragasantos les ponga palotes que el exjefe de Bárcenas tenga mayorías de su entera confianza, por ‘cuotas de partidos’, en el TC, en la Audiencia Nacional y el Tribunal Supremo. Sin embargo con el acceso a internet generalizado, se multiplica el número de personas conocedoras de que sin independencia del Poder Judicial (en origen, ejercicio y funciones) no puede haber auténtica democracia. Por mucho que los media subordinados a sus amos de Madrid, simulando lo contrario, nos endosen ridículas monsergas a diario.
A los beneficiados relametraseros del caduco Régimen les da igual, a juzgar por los orondos barrigones que suelen lucir. Incluso se pueden permitir que Pablo Iglesias y Alberto Garzón les hagan de machacas, a cargo de los Presupuestos Generales del Estado. Es decir, tirando de nuestros impuestos. Porque ¿cómo debemos interpretar el nuevo pacto del Coletas con el carnavalero Falangito Rivera para intentar de nuevo una reforma de la ley electoral para recentralizar el Estado, ya de por sí de un grosero jacobinismo? ¡Y qué decir del riojano Alberto Garzón, que desde que hay nuevo Pequeño Timonel en el politburó de Madrid – más centralista que las gafas del general Mola -, ha perdido cualquier atisbo del deje ‘malagueño’ que aparentaba antes a ratos, españoleando por los rotativos de la alta burguesía! Lo del inalienable Derecho Humano a la Autodeterminación de los Pueblos, reconocido por la ONU y por los clásicos marxistas, se ve que lo han superado por la ominosa y angosta vía caciquil de Jerez de la Frontera, lugar de nacimiento del pistolero Primo de Rivera y la salmantina devota de los bandazos de su jefecito, Inés Arrimadas. Andalucía, tierra de acusados contrastes.
Odiar al catalán, despreciar al andaluz… con esa profesión de fe españolista algunos posan incluso de ‘puros de raza’ por las colonias. El problema es que cuando viajan al extranjero, a lugares civilizados, tienen que hacerse pasar por originarios de algún país sudamericano, para no sufrir escarnios allá donde les lleve su paletismo cañí proverbial, irrisión del mundo entero. Eso sí, de democracia ni hablar, que esas cosas las carga el diablo, no sólo en el Vaticano, arquetipo patriarcal donde las mujeres ni pueden votar ni tienen derecho de ciudadanía, con edad de consentimiento sexual infantil ¡a los doce años! ¡Qué más les darán esos detallitos a las doñas que se han tragado miles de bebés robados por la mafia cristofascista y siguen llevando a sus hijos a las ‘catequesis’!
Dos papas, dos reyes… ¿dos presidentes de la Generalitat?; pero ay, como siempre ni una pizca de vergüenza.
Al-Hakam Morilla Rodríguez, Coordinador de Liberación Andaluza. Cuenta de twitter bloqueada por la censura: @lascultura . Nueva: @liberacionan

Sorry! The Author has not filled his profile.

Dejar respuesta