Daniel Albadalejo protagoniza el viernes en el Teatro Apolo ‘Malvados de Oro’

0

Después del rotundo éxito de las dos grandes obras del pasado fin de semana, ‘Cyrano de Bergerac’ con José Luis Gil y ‘Triunfo de Amor’ con la compañía Nao d’Amores, las 34º Jornadas de Teatro del Siglo de Oro volverán a tener una intensa actividad en la ciudad de Almería con dos nuevas representaciones y un concierto. Si mañana jueves, día 11, la Iglesia de la Compañía de María recibe a la Orquesta de Cámara de la OCAL, dirigida por Michael Thomas, y el sábado el Maestro Padilla recibe el estreno nacional de ‘El Rufián Dichoso’, que se presentará en rueda de prensa mañana, el Teatro Apolo hará lo propio el viernes, 12 de mayo, a las 21 horas, con la obra ‘Malvados de Oro’, que está protagonizada por el conocido actor Daniel Albadalejo.

 

Las entradas se encuentran a la venta tanto en la taquilla municipal como en www.almeriacultura.com. Tienen un precio de 12 euros para la zona del patio de butacas y las plateas de planta baja y de 10 euros para la zona del anfiteatro y los palcos de la primera planta.

 

Dirigido por José Bornás, ‘Malvados de Oro’ “es un homenaje, una aventura, un sueño que lleva rondando varios años por las cabezas de los locos que formamos Apata Teatro. Un único actor (con valentía y experiencia contrastada) viajando de la prosa al verso, del actor al personaje, nos invita a recorrer (por dentro y por fuera) los mecanismos, los deseos, los motores de los malvados más despiadados de nuestro siglo áureo, a la par que nos muestra cómo encarna él a estos personajes, qué recursos utiliza para convertirse en ellos, para ser ellos”, indican desde la compañía.

 

Apata Teatro señal que el interés que en nosotros desatan los personajes malvados proviene de algo ancestral, algo primitivo y lejano que a veces no podemos controlar. Intelectualmente nos pueden parecer censurables pero algo dentro de nosotros nos obliga a seguirles. Los personajes literario-dramáticos de nuestro Barroco no están exentos de este interés y remueven en nosotros una serie de sensaciones encontradas que no sabemos explicar exactamente, o al menos, no totalmente. La línea que la sociedad determina para discernir lo que está bien y lo que está mal a veces es más laxa de lo que las leyes promulgan y los ejemplos en la ficción son incontables, dando lugar a un inabarcable catálogo de personajes que nos conmueven desde la paradoja amor-odio que les profesamos. Entre ellos se encuentran algunos de los más brillantes del Siglo de Oro. Revolver en las entrañas de estos personajes y en las del actor que los representa es el objetivo de este montaje, explican.

Dejar respuesta