Cuatro guardias civiles rescatan a una anciana del incendio de su vivienda en Urracal

La mujer permanecía atrapada en el interior del aseo, del que no podía salir ya que la ventana contaba con reja de seguridad. Los agentes no pueden acceder al interior de la vivienda debido a la gran cantidad de humo, por lo que deciden ascender al porche, donde los agentes de la Guardia Civil consiguen evacuar a la mujer tras forzar la reja, la cual ya presentaba dificultades para respirar. Precisamente éste tipo de actuaciones han sido las que han contribuido a que a la Guardia Civil se le conozca con el sobrenombre de “Benemérita”. Cerca de las 06’00 horas del día 26, cuatro agentes de la Guardia Civil de los Puestos almerienses de Tíjola y Purchena, han conseguido rescatar a una mujer de 61 años de edad, del interior de su vivienda unifamiliar, de la localidad de Urracal (Almería), donde se había producido un incendio. Momentos antes, los guardias civiles actuantes habían recibido, a través de la Central Operativa de Servicios (C. O. S. – 062) de la Comandancia de Almería, el aviso del incendio de una vivienda de Urracal, por lo que se trasladan al mismo una dotación de servicio del Puesto de Purchena y otra de Tíjola. Al llegar observan cómo sale gran cantidad de humo, por todos lados, de una casa de campo ubicada en centro de la parcela, así como llamas en el interior de la cocina, teniendo conocimiento, a través del propietario de la vivienda, que se encontraba próximo a la misma, que en su interior permanecía su mujer, la cual necesitaba auxilio ya que estaba atrapada en el cuarto de aseo de la primera planta de la vivienda, que no puede salir por la puerta principal ya que el humo y las llamas le impiden bajar las escaleras, ni salir por la ventana ya que la misma cuenta con rejas de seguridad. Tras solicitar el apoyo de dotaciones del Parque de Bomberos de Albox, rápidamente y sin dudarlo, los agentes inspeccionan los alrededor de la vivienda, comprobando como el acceso a su interior es imposible debido a las llamas y a la gran cantidad de humo existente, observando como la ventana en la que se encuentra la mujer está encima del porche de la puerta de entrada, por lo que un agente de la Guardia Civil, ayudado por el resto, logra ascender al porche y acercarse hasta la ventana. Una vez junto a la mujer, el agente de la Guardia Civil entabla conversación para tranquilizarla, a la vez que le facilita una botella de agua y ropa para que se cubra las vías respiratorias, ya que la mujer se encontraba muy nerviosa y mareada, con síntomas de haber inhalado bastante humo. De manera paralela, el resto de agentes de la Guardia Civil buscan herramientas con las que forzar la reja, utilizando para ello el gato elevador del vehículo oficial de la Guardia Civil, así como un mazo de grandes dimensiones, con el tras laboriosos e insistentes golpes logran arrancarla de la pared entre dos agentes. Finalmente, la Guardia Civil logra evacuar hasta el techo del porche a la mujer, la cual se encuentra muy afectada y cansada por la situación, si bien todavía tienen que hacerla descender desde dicho lugar hasta el suelo, por lo que, al no encontrar escaleras o utensilios para descender, los agentes deciden acercar el vehículo oficial hasta el borde del porche, para que, con la ayuda de los agentes, pudiera descender al techo del mismo, y una vez en allí, con sumo cuidado, deslizarse hasta el suelo de la parcela. Una vez la Guardia Civil logra llevar a cabo el auxilio de esta persona, los agentes la trasladan con el vehículo oficial hasta el Centro de Salud de la localidad de Olula del Río (Almería), donde los servicios médicos atienden tanto a la mujer como a los dos agentes de la Guardia Civil que ascendieron al porche de la vivienda, debido a la gran cantidad de humo inhalado. Finalmente la mujer, una vez estabilizada, es derivada al Hospital Comarcal de la Inmaculada de la localidad de Huércal Overa (Almería), quedando la vivienda asegurada por una dotación de bomberos de Albox, tras su llegada. Con esta arriesgada actuación, la Guardia Civil posiblemente ha evitado la muerte de esta persona, permaneciendo para siempre lo ocurrido en el recuerdo de los agentes.

0

La mujer permanecía atrapada en el interior del aseo, del que no podía salir ya que la ventana contaba con reja de seguridad.

Los agentes no pueden acceder al interior de la vivienda debido a la gran cantidad de humo, por lo que deciden ascender al porche, donde los agentes de la Guardia Civil consiguen evacuar a la mujer tras forzar la reja, la cual ya presentaba dificultades para respirar.

Precisamente éste tipo de actuaciones han sido las que han contribuido a que a la Guardia Civil se le conozca con el sobrenombre de “Benemérita”.

Cerca de las 06’00 horas del día 26, cuatro agentes de la Guardia Civil de los Puestos almerienses de Tíjola y Purchena, han conseguido rescatar a una mujer de 61 años de edad, del interior de su vivienda unifamiliar, de la localidad de Urracal (Almería), donde se había producido un incendio.

Momentos antes, los guardias civiles actuantes habían recibido, a través de la Central Operativa de Servicios (C. O. S. – 062) de la Comandancia de Almería, el aviso del incendio de una vivienda de Urracal, por lo que se trasladan al mismo una dotación de servicio del Puesto de Purchena y otra de Tíjola.

Al llegar observan cómo sale gran cantidad de humo, por todos lados, de una casa de campo ubicada en centro de la parcela, así como llamas en el interior de la cocina, teniendo conocimiento, a través del propietario de la vivienda, que se encontraba próximo a la misma, que en su interior permanecía su mujer, la cual necesitaba auxilio ya que estaba atrapada en el cuarto de aseo de la primera planta de la vivienda, que no puede salir por la puerta principal ya que el humo y las llamas le impiden bajar las escaleras, ni salir por la ventana ya que la misma cuenta con rejas de seguridad.

Tras solicitar el apoyo de dotaciones del Parque de Bomberos de Albox, rápidamente y sin dudarlo, los agentes inspeccionan los alrededor de la vivienda, comprobando como el acceso a su interior es imposible debido a las llamas y a la gran cantidad de humo existente, observando como la ventana en la que se encuentra la mujer está encima del porche de la puerta de entrada, por lo que un agente de la Guardia Civil, ayudado por el resto, logra ascender al porche y acercarse hasta la ventana.

Una vez junto a la mujer, el agente de la Guardia Civil entabla conversación para tranquilizarla, a la vez que le facilita una botella de agua y ropa para que se cubra las vías respiratorias, ya que la mujer se encontraba muy nerviosa y mareada, con síntomas de haber inhalado bastante humo.

De manera paralela, el resto de agentes de la Guardia Civil buscan herramientas con las que forzar la reja, utilizando para ello el gato elevador del vehículo oficial de la Guardia Civil, así como un mazo de grandes dimensiones, con el tras laboriosos e insistentes golpes logran arrancarla de la pared entre dos agentes.

gc-urracal-anciana-auxiliadaagc-urracal-anciana-auxiliadaFinalmente, la Guardia Civil logra evacuar hasta el techo del porche a la mujer, la cual se encuentra muy afectada y cansada por la situación, si bien todavía tienen que hacerla descender desde dicho lugar hasta el suelo, por lo que, al no encontrar escaleras o utensilios para descender, los agentes deciden acercar el vehículo oficial hasta el borde del porche, para que, con la ayuda de los agentes, pudiera descender al techo del mismo, y una vez en allí, con sumo cuidado, deslizarse hasta el suelo de la parcela.

Una vez la Guardia Civil logra llevar a cabo el auxilio de esta persona, los agentes la trasladan con el vehículo oficial hasta el Centro de Salud de la localidad de Olula del Río (Almería), donde los servicios médicos atienden tanto a la mujer como a los dos agentes de la Guardia Civil que ascendieron al porche de la vivienda, debido a la gran cantidad de humo inhalado.

Finalmente la mujer, una vez estabilizada, es derivada al Hospital Comarcal de la Inmaculada de la localidad de Huércal Overa (Almería), quedando la vivienda asegurada por una dotación de bomberos de Albox, tras su llegada.

Con esta arriesgada actuación, la Guardia Civil posiblemente ha evitado la muerte de esta persona, permaneciendo para siempre lo ocurrido en el recuerdo de los agentes.

Dejar respuesta