Creatividad e innovación, claves para las empresas del futuro

0

Comienza el curso ‘Emprendimiento social, todos podemos ser actores de cambio’ en el que participan una veintena de ponentes de toda España y medio centenar de alumnos.

El emprendimiento social se consolida como modelo de economía que no persigue el beneficio económico en sí, sino la mejora de la calidad de vida de las personas o territorios que sufren algún tipo de marginalidad. Con ese objetivo se desarrolla el curso ‘Emprendimiento social, todos podemos ser actores del cambio’ hasta el próximo viernes, donde se está incorporando todas las líneas de emprendimiento social que laten en la sociedad almeriense. Según la directora de los cursos de verano de la UAL, Elvira Sáez, “ésta es una de las líneas estratégicas del Rectorado, junto con las delegaciones de Igualdad y la de cuestiones Sociales, estamos muy sensibilizados, creemos que pueden salir nuevos proyectos que beneficien al resto de la sociedad almeriense”.

Un curso que responde también al fin de la asociación Asociación almeriense ‘A toda Vela’, ejemplo en nuestra provincia de empresa social. Su directora, que también dirige el curso que arranca hoy miércoles, Isabel Guirao Piñeyro, señala que fue la primera emprendedora social de Ashoka “nuestra asociación se concibió para salvar del aislamiento a las personas con discapacidad; con una fórmula innovadora, desarrollando el ocio e implicando a toda la comunidad con voluntariado, se ha creado una red de apoyo para que salgan de ese aislamiento”.

Ashoka, la mayor red internacional de emprendedores sociales, está presente en las charlas con numerosos ponentes como David Martín, codirector en España de esta organización sin ánimo de lucro “Ashoka busca un mundo donde todos sean agentes de cambio, lo hacemos identificando a los que ya lo hacen como emprendedores sociales, queremos poner al servicio de la sociedad todas esas innovaciones. Buscamos proyectos que tienen un gran impacto social en ámbitos en salud, educación, medio ambiente o violencia género”.

Ashoka apoya el trabajo de más de tres mil emprendedores sociales en noventa países. España, actualmente, presta apoyo a una treintena “en mi ponencia hablaré de Educación, de lo que tiene que ocurrir para que lo de ser emprendedores sociales esté extendido y todos los niños desde que van al colegio hasta la Universidad aprendan y practiquen este tipo de habilidades que son compatibles con la escuela tradicional” concluye Martín.

El profesor de Sociología de la Universidad de Almería, Juan Sebastián Fernández Prados, director también del curso, subraya que el objetivo principal es que haya una continuidad “queremos que sea muy participativo, que los alumnos expongan sus ideas de proyectos sociales, que los compartan con los ponentes, que se maduren aquí, que haya un grupo que le dé continuidad a este curso y, además, se quiere crear un espacio donde los mismos ponentes tengan la oportunidad de intercambiar ideas e impresiones, ya que vienen de toda España, con el objetivo de que trascienda más allá de estos tres días de curso”.

Al acto de inauguración ha acudido el delegado provincial de la Junta de Andalucía de Economía, Innovación, Ciencia y Empresa, Miguel Ángel Tortosa “Es necesario que las empresas copien ese ejemplo participativo y que cunda el ejemplo de que no todo tiene que estar basado en el beneficio y más ahora que está de moda la responsabilidad social, eso hay que ponerlo en valor, por la labor social y por el empleo que generan”.

La jornada de hoy finaliza con las ponencias ‘Aprendizaje Servicio, una herramienta de educación para la ciudadanía’ a cargo de Domingo Mayor Paredes, Educador social y doctor en Pedagogía y ‘Universidad, el caso de Mondragón LEINN, un nuevo modelo de educación universitaria basada en el trabajo en equipo y el aprendizaje a través de la experimentación’ por José Mari Luzarraga, cofundador de Mondragon Team Academy MTA y emprendedor social en Ashoka.

Dejar respuesta