CCOO pondrá todo su empeño para que en el diálogo social se modifiquen los aspectos centrales de la reforma laboral

0

CCOO califica de relevante y de prudente el acuerdo presupuestario alcanzado entre el Gobierno y Unidos Podemos, ya que contempla medidas necesarias pero insuficientes, que no agotan las reivindicaciones de CCOO en materia laboral y social. Por ello,  advierte Antonio Valdivieso, secretario general de CCOO Almería, que el sindicato  va a poner todo su empeño para que se potencien los acuerdos en las mesas de diálogo social y se modifiquen los aspectos más lesivos de la reforma laboral. Asimismo, el sindicato instará al Gobierno a que utilice el recurso del Real Decreto si la patronal mantiene sus reticencias y no se suma a dichos acuerdos.

Según Valdivieso, la patronal debería dedicarse a materializar en la negociación colectiva el salario mínimo de convenio de 14.000 euros y suscribir el acuerdo alcanzado por sindicatos y Gobierno en el subsidio para mayores de 52 años.

El acuerdo presupuestario, en líneas generales, deja claro que las fuerzas progresistas han sido capaces de ponerse de acuerdo en contenidos que abren las puertas a los PGE, pueden dar continuidad a la legislatura y sitúan en el debate político aspectos sociolaborales que preocupan a la gente, aunque para que estas medidas salgan adelante se necesitan mayorías parlamentarias que las respalden, recalca Valdivieso.

Sobre la subida del Salario Mínimo Interprofesional (SMI) a 900 euros mensuales, desde CCOO ponemos en valor el acuerdo, es una medida deseable, aunque se ha llegado sin abrir una negociación con los agentes sociales. Según nuestros cálculos la subida del SMI a 900 euros afectaría a 1.300.000 personas y podría aportar 684 millones de cotizaciones a la Seguridad Social. Los salarios mínimos de convenio a 14.000 euros afectarían a 2.227.000 personas en 2020.

En materia laboral, el acuerdo no agota la tabla reivindicativa de CCOO pues aunque recoge en mayor o menor medida nuestras recomendaciones sobre la subcontratación, el subsidio de desempleo para mayores de 52 años, la sustitución de la Renta Activa de Inserción, PAE y Prepara por una nueva renta asistencial de la Seguridad Social, los procedimientos y causas para la modificación de la condiciones de trabajo, sin embargo se olvida de algunas otras muy necesarias, sobre todo en lo que respecta a la reforma laboral, como la ultraactividad, es decir, que se reconozca que a un convenio colectivo solo le sustituye otro convenio, para que no decaiga y desaparezca y la prevalencia del convenio sectorial sobre el de empresa.

En cuanto a Pensiones y Protección social, nos parece relevante el hecho de que los nuevos partidos se sumen a los acuerdos que han centrado los debates sobre pensiones, y que se referencie cualquier medida que afecte al sistema público de pensiones al diálogo social y al Pacto de Toledo. Esto refuerza nuestra legitimación como  agentes sociales. Si bien echamos en falta, concluye Valdivieso, que no se haga referencia al factor de sostenibilidad definido en la reforma de las pensiones de 2013, que tiene que ser derogado,  del mismo modo que no haya concreciones respecto a mejorar la estructura de ingresos del sistema o tampoco al IPREM, que se debería actualizar, porque con él se calculan muchas rentas y prestaciones sociales.

Dejar respuesta