Batalla contra la pobreza

La dura crisis que ha vivido nuestro país parece haber quedado atrás, las cifras macroeconómicas efectivamente han mejorado, pero para que la recuperación económica llegue a las familias queda todavía un trecho. Mientras en la televisión oímos hablar, como cada verano, de hoteles llenos y colas en los aeropuertos, en nuestros pueblos y ciudades también pasan cosas menos festivas, como que existan niños que no tienen garantizadas tres comidas al día. Durante el año, en los colegios andaluces se da respuesta a estos niños y niñas a través de los comedores escolares, pero ¿qué ocurre cuando llega el verano?

Los socialistas gobernamos con la igualdad y la solidaridad como principios, defendiendo a las personas y poniéndolas en el centro de la vida pública. Por eso, estamos orgullosos de programas como el de las Escuelas de Verano que promueve el Gobierno andaluz de Susana Díaz y que permite que, cuando cierran los colegios, los niños y niñas en riesgo de vulnerabilidad sigan teniendo garantizadas tres comidas al día.

En estas Escuelas de Verano, gestionadas por entidades sin ánimo de lucro, los niños realizan actividades lúdicas, pero también reciben atención socioeducativa y se les suministra el desayuno, la comida y una bolsa con la merienda, que se llevan a casa. Este año, la Consejería de Igualdad y Políticas Sociales destinará 264.000 euros a las 10 escuelas de verano que ya están en marcha en la provincia y en las que se atiende a casi 800 menores.

En estos espacios se llevan a cabo acciones complementarias de carácter socioeducativo —relacionadas con el refuerzo de los contenidos curriculares—, de ocio y tiempo libre. Se fomentan hábitos saludables de alimentación e higiene; se organizan talleres deportivos, de reciclaje, manualidades, teatro y otras actividades para el desarrollo de la imaginación y creatividad.

Con esta iniciativa, reforzamos nuestro compromiso con los más pequeños en situación de riesgo social, en línea con la Alianza contra la Pobreza infantil en Andalucía, que constituye una de las actuaciones prioritarias del Gobierno autonómico.

Cuatro de las 10 escuelas de verano promovidas por la Junta en la provincia se ubican en la capital, en los barrios de Pescadería-La Chanca, Quemadero-Fuentecica, El Puche y Los Almendros. El resto se realizan en El Realengo (Cuevas), Barranquete (Níjar), Cerro Matadero (Berja), Pampanico (El Ejido), la zona de la Carretera de La Mojonera en Roquetas de Mar y Albox.

Estos barrios han sido identificados en el contexto de la Estrategia regional de intervención en zonas desfavorecidas de Andalucía, que se ha puesto en marcha este año y que prevé una actuación integral en determinadas zonas para garantizar la igualdad de oportunidades. La Estrategia permitirá realizar una inversión en Andalucía importantísima, de más de 169 millones de euros hasta el año 2020. Sólo para 2018, se ha aprobado ya la inversión de 37 millones. En Almería, se beneficiarán de las medidas incluidas en la Estrategia más de 90.000 personas.

Las primeras subvenciones en ponerse en marcha dentro de esta Estrategia han sido para que los ayuntamientos refuercen la plantilla de los servicios sociales comunitarios en las zonas de intervención. Por poner un ejemplo, sólo en la capital la Junta va a invertir anualmente más de 1,5 millones de euros para que el Ayuntamiento pueda contratar a casi 40 profesionales del ámbito de trabajo social, la psicología y la educación social, para que actúen directamente en estas zonas.

Andalucía es una tierra inclusiva y solidaria, donde nuestros niños y niñas nacen con derecho, no sólo a la educación, sino también a una alimentación adecuada, que está la base de todo.

Dejar respuesta