Baca provoca la renuncia de Clemente como concejal (II)

Me va a permitir el amable lector que distrae su tiempo en este espacio periodístico que empiece esta reflexión política con la profesoral frase ‘decíamos ayer’ en la que aseguraba que Roquetas de Mar es el municipio donde más fácil resulta el cambio en el Equipo de Gobierno en los dos sustentados por Ciudadanos, Partido Político que retrotrayéndome al ámbito provincial solo le atisbo un futuro de supervivencia política en el interior del PP y no como muleta del mismo.

La razón es de pura lógica, porque, aunque todos nos equivocamos pese a ser yo único que lo reconoce, el elector prefiere el original a la copia, y desde que aflorara Ciudadanos generando un soplo de aire fresco en la Derecha Española que muchos pensamos estaba llamado a sustituir a la anquilosada clase dirigente a la inexistente ideología del PP, la estrategia política que viene llevando a cabo supone, desde mi punto de vista, el error que le coartará para sobrevivir políticamente. Ahí están para botón de muestra los resultados electorales en el País Vasco y en Galicia, territorios donde el PP no está asentado en el primer caso y Cs ha sido incapaz de recoger el descontento españolista en tanto que en el segundo caso se ha encontrado con el voto cautivo que ha sido incapaz de liberar.

En la provincia de Almería la razón que, en mi opinión, coloca a Ciudadanos en una posición de sobrevivencia política es que se presentó en las Elecciones Municipales con la promesa ilusionante para las bases del PP que piden un cambio en su estructura orgánica y representativa porque, además, intuían lo que viene produciéndose periódicamente, que todos los vecinos y vecinas conocían pero ninguno de ellos se atrevían a contar por razones de supervivencia o por temor a represalias, y hoy se publica el último episodio de esta serie indeterminada que a buen seguro da para varias ediciones periodísticas. Ciudadanos, como digo, prometió el cambio y justamente en las dos circunscripciones electorales más anhelantes de que se produjera se convirtió en el apoyo determinante del PP para que formara Equipo de Gobierno, lo que sin llegar al sensacionalismo supone una mera traición al electorado que le votó por y para el cambio. Y de ‘Guatemala a Guatepeor’ dice el proverbio, Albert Rivera basa su campaña electoral en las pasadas Elecciones Generales en no apoyar a Mariano Rajoy y se ha convertido en su aval.

En Roquetas de Mar, con independencia de la traición al electorado que supone hacer lo contrario de lo que se asegura en campaña electoral, por mucho que nos resulten los últimos días de los comicios electorales en una fiesta de ocurrencias a cual peor, algunos electores quedan con la ética que ofrece la ideología, de ahí el proverbio ‘persona de bien’. Y a mí no me cabe la menor duda de que la pérdida de casi un millar de electores en las últimas Elecciones Generales en Roquetas de Mar, principalmente en el feudo de Aguadulce, mucho tiene que ver con lo que acabo de sostener.

Y lo pienso así porque separo el persona público del Partido Político, y a mí me parece Diego Clemente la cabeza política mejor amueblada no solo de la Derecha almeriense sino de la clase política provincial en estos momentos. Por consiguiente, en perfecta coherencia con lo que acabo de aseverar, Diego Clemente podría haber sido una gran esperanza para la mayoría de los roqueteros y roqueteras en los que habría podido despertar en su acción política como Alcalde una elevada dosis de ilusión para el futuro de la Ciudad.

Pudo haberse conseguido, según se comenta en círculos políticos bien informados de la localidad, pero el Grupo Municipal del PSOE, que no su Ejecutiva Local, está demostrando una gran torpeza política rayana en una limitación del coeficiente intelectual político, lo que contrasta con la inteligencia que existía en AIDA, UP y PP en el año 1.991, cuando Unión del Pueblo acordó con el PSOE como partido político con más votos conseguidos en los comicios electorales locales la formación del Equipo de Gobierno y ocurrió que resultó elegido Alcalde el candidato de UP, ‘matando así al pichón’. Aferrarse a la necesidad de ostentar la Alcaldía por ser el mayoritario supone una aberración democrática porque el sistema político vigente no es presidencialista sini parlamentario, y por consiguiente no basta con conseguir reunir la mayoría de los votos sino ostentar la mayoría, en el caso que nos ocupa, de concejales en la Corporación Municipal.

En un contexto como el producido en Roquetas de Mar, donde el Equipo de Gobierno de coalición tan ajustado entre cuatro fuerzas políticas, en el que la fuerza del concejal es determinantemente vital parece de ilusos pretender aplicar es principio de mayoría desde la Oposición, más si cabe. Y esta postura solo induce a debilitar la ya de por sí debilitada posición del PSOE en Roquetas de Mar, por cuanto somos muchos los que nos preguntamos la preferencia a estar en la Oposición a en el Equipo de Gobierno, lo que genera por sí mismo una duda que viene aplicándosele desde hace cuatro lustros.

Por consiguiente, sostengo que se ha perdido una ocasión de oro al no ofrecerle el año pasado a Diego Clemente la Alcaldía de Roquetas de Mar, porque además la Alcaldía solo suponía la foto al depender del resto del Equipo de Gobierno. ‘Agua pasada no mueve rueda de molino’ y lo que se hace necesario es mirar al futuro, pero es en los pequeños detalles donde más significado adquiere esta percepción, y ahora que se va a celebrar el Pleno de los Presupuestos para 2.017 me viene llamando poderosamente la atención que ni sindicatos ni grupos políticos municipales hayan reparado en la RTP’17 que exista un puesto de trabajo de los cinco existentes en las bibliotecas municipales adscritas al Área de Cultura que sea laboral y los cuatro restantes funcionarios, por lo que cabe preguntarse, parafraseando humorista de finales del siglo pasado ‘¿por qué será?’.

Pues bien, en este contexto de futuro no parece resultarle muy halagüeño a la Oposición una vez ha renunciado Diego Clemente a su Concejalía en Roquetas de Mar, tal vez ante la sospecha inverosímil de la alianza de su compañero el también Diputado Provincial, Roberto Baca, de una alianza política con el PP. Alianza que viene a sostenerse también en la permanencia de la Teniente de Alcalde, Eloísa Cabrera, como concejala sin que Ciudadanos le haya pedido que opte por un solo cargo público como le ha exigido al Concejal-Senador por el PSOE en Almería, Juan Carlos Pérez Navas. Resulta fácil inducir que ambos cuentan con la esperanza de obtener la Alcaldía en Roquetas de Mar y Almería, respectivamente, sobre todo tras los últimos acontecimientos.

Los principales aliados con que cuentan el PP en Almería y en Roquetas de Mar es el estado en que se encuentran la Oposición, hoy difícil en llegar a un acuerdo para formar Equipo de Gobierno lo que haría necesariamente optar por el PP, y en el PP a quien habría que preguntarse porque la cohesión, dejémoslo ahí, es discutida y hasta oculta.

Dejar respuesta