Arranca el Curso de Verano ‘Del cerebro al corazón’. Un viaje al bienestar desde la alimentación, el ejercicio físico y el control de las emociones

0
529
El cuidado del intestino repercute en una buena salud y mejora las funciones cognitivas.

La salud no depende solo de estar bien físicamente, sino que es fundamental gozar también de un buen estado mental y emocional. De esto y de cómo conseguirla a través de la alimentación, el ejercicio físico y el control de las emociones se está hablando de este miércoles, 3 de julio, en el Castillo de Santa Ana de Roquetas de Mar en el marco del Curso de Verano ‘Del cerebro al corazón, el viaje del bienestar’

 

Uno de los temas que se han tratado a lo largo de esta primera jornada ha sido de qué alimentos se nutre el cerebro, con una conferencia impartida por Yolanda Rodríguez, experta en medicina integrativa. Si bien para ella, la mirada hay que ponerla en el tracto digestivo “porque cada vez se conoce más cómo interviene en la salud en general y en las funciones cognitivas tales como la memoria, el aprendizaje, la creatividad, la concentración…Por eso muy importante que cuidemos nuestros intestinos”.

 

Así, Rodríguez recomienda una serie de alimentos para gozar de buena salud intestinal y por ende, general. “La armonía se consigue tomando proteínas de calidad que tengan todos los aminoácidos, disminuyendo el consumo de proteína animal y favoreciendo otro tipo de proteínas asociadas a los cereales integrales como el arroz o la quinoa. Las setas también son una buena fuente de proteína, los guisantes, las verduras…”. Pero esta experta en medicina integrativa insiste en algo fundamental: disminuir el consumo de los azúcares rápidos, los refinados, a favor de los hidratos de carbono, de los azúcares complejos. “Es cierto que el cerebro tiene un alto consumo de azúcar, pero se nutre también de glutamina y de un azúcar que no es necesario que tenga una absorción rápida, puesto que este genera un pico de insulina y unos efectos inflamatorios en nuestro organismo. Necesitamos unos azúcares de absorción lenta, sostenida, que no tengan los efectos de inflamación y esos cambios en el organismo que afectan a la pérdida de salud”.

 

A lo largo de su ponencia Yolanda Rodríguez ha querido que los participantes se queden con la idea de que es necesario cuidar el intestino y les ha dado unas recomendaciones sencillas de cómo se puede desintoxicar el organismo. “Tal y como hacemos con los filtros del coche, también nuestro cuerpo necesita que lo depuremos, tanto el hígados, como los pulmones, el intestino, etc. Les he dado unas pautas para saber cómo nutrir la célula una vez la hemos limpiado”.

 

Además de las proteínas de calidad y los azúcares de absorción lenta, Rodríguez ha explicado que de la calidad de las grasas que se tomen va a depender el funcionamiento de las células porque las membranas de las mismas están hechas de grasa y la célula construye su estructura en función de las grasas que se les aporta. “Cuando son de buena calidad, la membrana es flexible y se produce un buen intercambio entre lo que la célula tiene que tomar (oxígeno, nutrientes, etc.) y la suelta de desechos. Cuando nos alimentamos, como nuestra sociedad moderna, de grasas de mala calidad como bollería, margarinas, mantequillas, pasteles, refrescos, harinas blancas, etc. esa membrana se vuelve rígida, no se pueden producir esos intercambios y la célula se va auto intoxicando”.

 

Para desintoxicar el cuerpo recomienda si se tiene un buen estado de salud hacerlo una vez al año o “en los cambios estacionales que es cuando el sistema inmune baja un poquito y conviene oxigenar el cuerpo”. Sin embargo, cuando existe un problema de salud “es necesario hacer una cura más profunda con un tratamiento y proceso más largo”.

 

En esta mima sede de Roquetas de Mar  este miércoles, 3 de julio, ha llegado a su fin el Curso de Verano de ‘Estrategias turísticas’ hablando de los modelos de promoción turística, a cargo de José Luis Ruiz Leal, profesor de Marketing de la UAL; de la dimensión geográfica del turismo, con una ponencia de Miguel García, catedrático de Análisis Geográfico, y de modelos de futuro en el turismo, de la mano de Amadeo Ramos, arquitecto y profesor de la Escuela Técnica Superior de Arquitectura de Sevilla.

El cuidado del intestino repercute en una buena salud y mejora las funciones cognitivas.

Por otro lado, en la sede de Almería ha comenzado el curso ‘Los genes que comemos: presente y futuro de la manipulación y mejora genética de frutas y hortalizas’, que se desarrollará hasta el viernes en el Centro de Cultura de Cajamar (Casa de las Mariposas). Durante la primera jornada se ha hablado de la mejora genética de las frutas y hortalizas.

 

Dejar respuesta