Apunte para un ensayo: 44º aniversario de mi detención por pertenecer al PCE 36º del liderazgo provincial de DDE

El 42 aniversario de mi detención por supuesta pertenencia al PCE coincidió con la presentación de la segunda parte del libro sobre la Transición Política en Almería en el que se me reseña como Presidente Provincial de Derecha Democrática Española, lo cual puede inducir a una percepción simplista errónea si se desconoce al protagonista, razón por la que me he negado a ser incluido en una tercera entrega que se publicará sobre este período histórico, esperando llevar a cabo una reseña política autobiográfica.

Reseña política personal cada día más próxima en el tiempo, que adquerirá cierto interés por el momento en que nos hallamos y que está haciendo inevitable una refundación del sistema político de libertades públicas del que venimos disfrutando desde 1.978, y que gradualmente hah ido deteriorando nuestros dirigentes políticos. Las últimas dos aberraciones, y no por ello menos ilustrativas, las he escuchado, no por casualidad, desde el PP atribuyéndole a los votos la facultad de saldar determinados comportamientos en los que no deberíanse reflejar personaje público alguno y en absoluto homologables con los de nuestro entorno europeo. Yo vengo sosteniendo, sobre lo que reflexionaré en otro momento, que la corrupción política genera adhesiones electorales, lo que vengo a llamar voto corrupto; y fácilmente puede ser constatado  en las circunscriones electorales donde sus candidatos están envueltos o son sospechosos en casos de corrupción política.

Pues bien, en su momento se hubiera dicho que ‘los extremos se unen’, una solemne soez que ideológicamente no tiene sustento, al menos en mi caso y en el de muchos y muchas personas que han tenido un recorrido similar al mío, pero ciertamente el hecho en sí mismo contiene una elevada dosis de curiosidad.

No en vano fui detenido con 20 años y acusado de comunista, atentar contra la seguridad del Estado y contra las Fuerzas de Seguridad para pasar en cuatro años a ser Presidente Provincial de las Juventudes de ADE y tres años más tarde erigirme en el Presidente Provincial en Almería y Vocal Nacional de la Comisión Central de Derecha Democrática Española y el más joven de España de un Partido Político parlamentario.

Sorprendió entonces mi adscripción a Alianza Popular cuando estaban muy presentes en la memoria de mi entorno personal notorios hechos acaecidos contra el Régimen de Franco. La detención por la Policía Armada marcó mi vida personal y la Presidencia Provincial de DDE viene siendo mi fiel aliada, que ha determinado la desconfianza en ese espectro ideológico y la incomprensión de otros, avalados ambos por la teoría y no por los hechos a pesar de no haberse producido la más mínima colisión entre ambos.

De ahí mi conocida expresión de que ‘sigo pensando, en cuanto a principios, igual que siempre’, con lo que estoy diciendo que mantengo los mismos valores como pilares de mi comportamiento personal con la lógica evolución que no implica desviación o sustitución. De ahí que, para darle contenido novedoso a esta efemérides, confirmaré públicamente que sigo definiéndome como “cristiano demócrata”, lo que es muy distinto al “demócrata cristiano”, principio ideológico que inspiraba a Acción Demócrata Española y a Derecha Demócrata Española, con independencia de la ubicación que interesada y oportunamente se le diera en su momento.

Esta definición, que consta en las hemerotecas porque siempre la he publicitado e informado privadamente, me permite, desde mi humilde opinión y en mi personal modo de concebirla, abarcar casi todo el espectro político democrático, desde la Izquierda no marxista hasta la Derecha no dictatorial, entre ambos extremos se me puede ubicar perfectamente. En cualquier organización política ubicada entre ambos puedo cohabitar sin el menor esfuerzo ni fingimiento, porque, si se me permite el símil, los pilares que sustentan un edificio pueden cambiar la forma del mismo sin que la estructura se vea afectada.

Tengo la voluntad, y de ahí que algunas de mis reflexiones personales estén consideradas como apuntes para un ensayo, de transcribir públicamente una reflexión personal tan profunda como me permitan los factores que en ella influyan, pero por de pronto habrá que esperar debido a las circunstancias, como decía nuestro más reconocido filósofo, Don José Ortega y Gasset. Hecho este considerando obligado, señalaré que a la 1 de la madrugada del 8 de diciembre de 1.972 resulté detenido por la Policía Armada en la calle Ángel Gánivet de Granada, el nombre del enclave en que se produjo la detención nunca pudo ser más emblemático por cuanto se trataba del poeta más reconocido mundialmente, esquina a Pasaje Comandante Valdés, la calle peatonal existente entre Correos y el Círculo Mercantil que dieron nombre al Capitán que asumió la jefatura del pelotón que mató a Federico García Lorca y por cuyo hecho le ascendieron a Comandante.

La Inmaculada era la festividad de la Facultad de Farmacia, adquiriendo gran notoriedad en la Ciudad de la Alambra por albergar su Universidad el Movimiento Estudiantil más activo y valorado de España tras el de Valladolid. Se daba la circunstancia de que se festejaba recién comenzado el curso y sin mucho que estudiar, por lo que La Salve que se le cantaba a La Inmaculada en los jardines del Triunfo donde se hallaba su imagen era sumamente concurrida, un acto religioso que persistentemente venía derivándose hacia una contundente protesta contra el Régimen de Franco que no podía evitar el espectacular despliegue policial.

Este año se preveía la celebración de La Salve con un elevado grado de preocupación por las autoridades franquistas, ya que desde el verano anterior se venía respirando un clima protestatario creciente debido a los tristemente celebérrimos hechos del Corphus Negro en que murieron tres obreros de la construcción por disparos de la Policía Armada.

En años anteriores se había dispuesto sin éxito acabar con La Salve mediante la concentración de estudiantes que eran rociados pon agua tintada desde un camión-cuba de la Policía Armada, produciéndose detenciones masivas al ser reconocidos los participantes al llevar la ropa con manchas de agua con color, pero insuficientes como para acabar con tan masivo acto político debido a la semi perfecta organización del Movimiento Estudiantil y eso que la llegada del Rally Costa del Sol proveniente de Almería tenía un gran poder de convocatoria, pero de lo que no se percataron las fuerzas policiales uniformadas y de inteligencia era de que los universitarios llevaban dos chaquetas y se impedía la detección de las manchas.

El rigor durante la detención era el propio del Régimen de Franco. Como anécdota comentaré que me confundieron al identificarme con otro de los detenidos y que en el furgón compungido exclamó uno por los motivos de su detención respondiéndosele por el agente de la Policía Armada con un sonoro guantazo mientras le decía que “había que ser hombre para las verdes y las maduras”. Ya en Comisaría, desde la pequeña celda se escuchaban los gritos de dolor que presentíamos nos producirían a nosotros cuando nos llegara el turno, por lo que cada salida se convertía en un estado anímico indescriptible pese a que no se llegó a derramar una sola lágrima en el habitáculo. Las declaraciones se hacían individualmente y las acusaciones a todos eran idénticas, a saber: pertenencia al PCE, atentar contra las Fuerzas de Seguridad del Estado y contra la seguridad del Estado. Y las consecuencias eran hasta el juicio en el Tribunal de Orden Público (los temibles TOP) la retirada del pasaporte y la obligación de presentarse en la Comisaría una vez a la semana, para que el TOP diera forma legal a la expulsión de la Universidad, la incorporación a filas en el Ejército y la prohibición de salir de España. La proclamación del Rey Juan Carlos I en 1.975 amnistió a todos los presos políticos con delitos menores y el nombramiento de Adolfo Suárez en 1.976 al resto de presos políticos. En 1.979 me vine a Almería y Federico Silva Muñoz, con quien me unía una relación personal, me llamó para hacerme responsable de Derecha Democrática Española en la provincia de Almería, lo que acepté obviamente como no podría ser de otra manera. Una nueva etapa político, continuación

Agustín Muñoz con Joaquín Blanco Ande y el Presidente Andaluz de DDE en el acto de presentación de Derecha Democrática Española en Almería, celebrado en el Gran Hotel de Almería.

de la anterior, pero esta se caracterizaba por la autonomía con que contaba, llamando poderosamente la atención mi juventud, pues no es vano me atribuían en DDE ser el Presidente Provincial más joven de una organización política parlamentaria en España. Una etapa convulsa en la que se produjeron el frustrado Golpe de Estado por Tejero a nivel nacional y la segregación de El Ejido de Dalías, habiendo intervenido también en otros numerosos asuntos, lo que me hace conservar con agrado y cierta satisfacción esta etapa de mi vida de la que lejos de renunciar me siento honrado por la confianza depositada y haber conseguido solucionar algunos problemas de la más diversa índole.

A la 1 de la madrugada del día 8 de diciembre de 1.972 fui detenido en la Calle Ángel Ganivet, esquina a Calle Comandante Valdés, por la Policía Armada en Granada. El lugar de la detención no pudo ser más simbólico, no solo por el icono cultural que es Ángel Ganivet sino porque la calle con la que en ese punto hacía esquina era la del Capitán de la Guardia Civil que dirigió el pelotón de fusilamiento de Federico García Lorca, lo que le valió el ascenso a Comandante y una calle en el centro histórico de Granada y donde se hallaba el Centro Cultural más emblamático d ela Ciudad de La Alhambra.

Dejar respuesta