El alcalde visita las obras de mejora del camino rural de Gindalba, en Venta Gaspar

0

El alcalde de Almería, Ramón Fernández-Pacheco, ha visitado las obras de mejora que se están llevando a cabo en el camino rural de Gindalba, en Venta Gaspar, una vía con mucho tránsito y que es “muy utilizada” por agricultores y vecinos, dado que conecta la autovía con numerosas explotaciones agrícolas.

El Ayuntamiento tuvo conocimiento de los problemas generados por el encauzamiento del agua cuando se producen lluvias, causando numerosas molestias a los agricultores y a los vecinos. Problemas “que se han solucionado en esta primera fase”, que, confía el alcalde, “no quede aquí”. “La intención del Ayuntamiento, siempre lo hemos dicho, es apoyar al máximo al sector agrícola, compuesto por casi 15.000 familias, que, en el término municipal, viven directamente de la agricultura”.

Y el Ayuntamiento, en el marco de sus competencias, que tienen que ver mucho con la accesibilidad a las explotaciones agrícolas, tiene que dar la talla, que es lo que estamos haciendo aquí y seguiremos haciendo.

 

Primera fase

 

La primera fase de mejora del camino de Gindalba, que ejecuta, la empresa Eiffage Infraestructuras, SA, cuenta con una inversión de 35.000 euros y un plazo de dos semanas para su ejecución. En esta fase, que el alcalde ha visitado con el concejal responsable del Área de Agricultura, Juanjo Segura, se ha mejorado la recogida y evacuación de aguas pluviales en el camino y para ello se han construido mil metros lineales de cuneta, realizada en hormigón, con dimensiones de un metro de anchura y diez centímetros de espesor. Se han construido, asimismo, cinco obras de fábrica que van a canalizar las aguas recogidas por la cuneta hacia el cauce existente, a través de tuberías de PVC de 800 milímetros que atraviesan el camino.

Finalmente, se ha llevado a cabo la reposición del pavimento afectado mediante doble capa de hormigón y aglomerado. El diseño de las cunetas va a permitir que éstas puedan ser transitables por los, con la mejora que eso supone. Se mejora por tanto la gestión de las aguas de lluvia en el camino, mediante su adecuada recogida y evacuación, se amplía además la anchura del camino y se mejora a su vez su conservación.

Fernández-Pacheco ha comprobado la marcha de las obras del encauzamiento de pluviales en un tramo de un kilómetro de longitud.

En una segunda fase se procederá a la colocación de biondas en los puntos más conflictivos del camino para evitar que se produzcan accidentes.

Dejar respuesta