AEGC denuncia que “el ministro manda chatarra para combatir a los narcotraficantes”

La Asociación Española de Guardias Civiles (AEGC), Asociación que engloba todas las Escalas y Empleos de la Guardia Civil, por medio del presente comunicado pone en conocimiento de la opinión pública en general lo siguiente: El Campo de Gibraltar se está convirtiendo en el nuevo País Vasco para los guardias civiles y sus familias. La gravedad de la situación ha alcanzado tal peligrosidad que los agentes ya estamos empezando a dejar a nuestras familias viviendo en otras ciudades por miedo a represalias, a la espera de pase el tiempo requerido para pedir un destino fuera de esta zona maldita, porque en eso se ha convertido esa zona de la Costa Andaluza. El último incidente ocurrido el pasado tres de julio pudo terminar trágicamente cuando un vehículo lanzadera conducido por narcotraficantes embistió al patrulla de la Guardia Civil. Y decimos trágicamente porque los dos agentes heridos salvaron la vida gracias a que el todoterrero del Cuerpo estaba en un estado aceptable y tenía dispositivos de seguridad de calidad. Porque si en vez de llevar ese vehículo hubieran llevado uno de los que acaban de recibir como dotación en los Puestos de La Línea Concepción, de donde eran los agentes heridos, y San Roque, hoy posiblemente estaríamos hablando de lesiones muy graves. Porque lo que han recibido en estos puesto, encargados de cerrar la puerta de entrada de la droga a Europa, son tres vehículos Nissan Patrol, con casi dos décadas de antigüedad y miles de kilómetros. Fabricados en unos años en los que los dispositivos de seguridad "airbags" eran un lujo que pocos españoles se permitían y muchos menos la Guardia Civil. Es decir, nos han mandado para luchar contra el narcotráfico chatarra que pone en peligro la vida de los guardias civiles. Para AEGC esto sólo es una muestra más de que en el Ministerio del Interior siguen sin querer enterarse de las necesidades que tenemos los guardias civiles en toda nuestra demarcación y muy especialmente en puntos, como este del Campo de Gibraltar, de excepcional peligrosidad. Siguen empeñados en mandarnos los desechos que nadie quiere, ataúdes para los guardias civiles que sufren las embestidas premeditadas de narcotraficantes. Por este motivo señor ministro y señor director general en AEGC les haremos responsables de cualquier lesión que sufran nuestros compañeros por tener que trabajar con estos pésimos medios que atentan contra nuestra propia Norma de Prevención de Riesgos Laborales. Son ustedes los que están permitiendo este despropósito que puede ocasionar un fatal desenlace para los agentes si hacen servicio con vehículos en unas condiciones pésimas de seguridad ¿Saldrían ustedes a perseguir a narcotraficantes con esos vehículos?¿Llevarían a sus hijos, a su familia en coches como estos? AEGC se lo dijo cuando tomo posesión de su cargo al nuevo ministro, el tiempo para el Campo de Gibraltar ya no existe, los medios que pedimos se necesitan urgentemente, no para mañana.. eran para el año pasado. Le exigimos, como representantes de los guardias civiles, que dote estos puestos de medios adecuados, personal y vehículos adecuados que puedan salvar la vida a los guardias civiles que sufren día a día la agresividad y violencia de los narcotraficantes del Campo de Gibraltar. Que les permita realizar su trabajo con eficacia sin tener que jugarse la vida. Estos ataques, mejor dicho estos atentados a la vida de los guardias civiles, no son hechos aislados, ocurren todas las semanas mientras nuestros compañeros luchan para evitar que estos narcotraficantes consigan su propósito de introducir la droga en nuestra sociedad y destruir la vida de nuestros jóvenes, que son nuestros hijos. Los guardias civiles, como llevamos tiempo denunciando en AEGC, estamos desesperados y desmoralizados por el olvido de cada inquilino del Ministerio del Interior y de la Dirección General, y la respuesta que nos han enviado en forma de vehículos ha añadido preocupación por lo que consideramos dejadez Institucional. Estamos viviendo una situación límite que parece no se percibe desde los cómodos sillones del Ministerio del Interior y de la propia Dirección General de la Guardia Civil. Una vergüenza que tenemos que sufrir los que hacemos servicio a los ciudadanos.

0

La Asociación Española de Guardias Civiles (AEGC), Asociación que engloba todas las Escalas y Empleos de la Guardia Civil, por medio del presente comunicado pone en conocimiento de la opinión pública en general lo siguiente:

El Campo de Gibraltar se está convirtiendo en el nuevo País Vasco para los guardias civiles y sus familias. La gravedad de la situación ha alcanzado tal peligrosidad que los agentes ya estamos empezando a dejar a nuestras familias viviendo en otras ciudades por miedo a represalias, a la espera de pase el tiempo requerido para pedir un destino fuera de esta zona maldita, porque en eso se ha convertido esa zona de la Costa Andaluza.

 

El último incidente ocurrido el pasado tres de julio pudo terminar trágicamente cuando un vehículo lanzadera conducido por narcotraficantes embistió al patrulla de la Guardia Civil. Y decimos trágicamente porque los dos agentes heridos salvaron la vida gracias a que el todoterrero del Cuerpo estaba en un estado aceptable y tenía dispositivos de seguridad de calidad. Porque si en vez de llevar ese vehículo hubieran llevado uno de los que acaban de recibir como dotación en los Puestos de La Línea Concepción, de donde eran los agentes heridos, y San Roque, hoy posiblemente estaríamos hablando de lesiones muy graves. Porque lo que han recibido en estos puesto, encargados de cerrar la puerta de entrada de la droga a Europa, son tres vehículos Nissan Patrol, con casi dos décadas de antigüedad y miles de kilómetros. Fabricados en unos años en los que los dispositivos de seguridad “airbags” eran un lujo que pocos españoles se permitían y muchos menos la Guardia Civil. Es decir, nos han mandado para luchar contra el narcotráfico chatarra que pone en peligro la vida de los guardias civiles. Para AEGC esto sólo es una muestra más de que en el Ministerio del Interior siguen sin querer enterarse de las necesidades que tenemos los guardias civiles en toda nuestra demarcación y muy especialmente en puntos, como este del Campo de Gibraltar, de excepcional peligrosidad. Siguen empeñados en mandarnos los desechos que nadie quiere, ataúdes para los guardias civiles que sufren las embestidas premeditadas de narcotraficantes. Por este motivo señor ministro y señor director general en AEGC les haremos responsables de cualquier lesión que sufran nuestros compañeros por tener que trabajar con estos pésimos medios que atentan contra nuestra propia Norma de Prevención de Riesgos Laborales. Son ustedes los que están permitiendo este despropósito que puede ocasionar un fatal desenlace para los agentes si hacen servicio con vehículos en unas condiciones pésimas de seguridad ¿Saldrían ustedes a perseguir a narcotraficantes con esos vehículos?¿Llevarían a sus hijos, a su familia en coches como estos?

 

AEGC se lo dijo cuando tomo posesión de su cargo al nuevo ministro, el tiempo para el Campo de Gibraltar ya no existe, los medios que pedimos se necesitan urgentemente, no para mañana.. eran para el año pasado. Le exigimos, como representantes de los guardias civiles, que dote estos puestos de medios adecuados, personal y vehículos adecuados que puedan salvar la vida a los guardias civiles que sufren día a día la agresividad y violencia de los narcotraficantes del Campo de Gibraltar. Que les permita realizar su trabajo con eficacia sin tener que jugarse la vida. Estos ataques, mejor dicho estos atentados a la vida de los guardias civiles, no son hechos aislados, ocurren todas las semanas mientras nuestros compañeros luchan para evitar que estos narcotraficantes consigan su propósito de introducir la droga en nuestra sociedad y destruir la vida de nuestros jóvenes, que son nuestros hijos.

Los guardias civiles, como llevamos tiempo denunciando en AEGC, estamos desesperados y desmoralizados por el olvido de cada inquilino del Ministerio del Interior y de la Dirección General, y  la respuesta que nos han enviado en forma de vehículos ha añadido preocupación por lo que consideramos dejadez Institucional. Estamos viviendo una situación límite que parece no se percibe desde los cómodos sillones del Ministerio del Interior y de la propia Dirección General de la Guardia Civil. Una vergüenza que tenemos que sufrir los que hacemos servicio a los ciudadanos.

Dejar respuesta