Adriana Valverde señala que, entre las acciones con el superávit de 2017, la demostración máxima del “fraude en la gestión del PP” es la pasarela de Pescadería

0

La concejala del PSOE en el Ayuntamiento de Almería, Adriana Valverde, ha defendido durante la aprobación de las inversiones a desarrollar con cargo al superávit del presupuesto municipal de 2017 que se está evidenciando “parte de la estrategia del alcalde y de su equipo de gobierno”, que no es otra que “ir acumulando obras para llevar las inversiones que necesita la ciudad lo más próximo al inicio de 2019, año de elecciones municipales”. A esa intencionalidad de acumulación de obras desde el año pasado, los socialistas han sumado “la incapacidad manifiesta para sacar adelante determinados proyectos y la descoordinación reinante en el equipo de gobierno”, unos factores que, para la edil del PSOE, podrían hacer que en esta ocasión tampoco se ejecuten la totalidad de las obras comprometidas antes de que acabe el año.

La trayectoria narrada pasa por “un superávit vergonzante de 2016; la aplicación de parte del mismo a inversiones financieramente sostenibles en 2017; que no se hayan ejecutado en su mayoría e incorporarlas en el presupuesto de 2018”. A partir de ahí, ha continuado Valverde “prácticamente de los 11 millones de superávit del 2017 de este Ayuntamiento, resulta que solo se puede aplicar al concepto de nuevas inversiones financieramente sostenibles, en forma de obras, 663.470 euros” para cuatro actuaciones, entre las que destacan la adecuación de la pasarela de Pescadería, que acumula incumplimientos por parte del gobierno municipal durante todo el mandato.

El PSOE cree que el alcalde acumula obras por estrategia electoral aunque apunta que su incapacidad puede hacer que no las ejecute.

Pese a ello, los socialistas han votado a favor de las inversiones financieramente sostenibles para este año, porque se trata de actuaciones “necesarias” y demandas por el PSOE y, especialmente, porque no es que el alcalde “merezca una oportunidad, sino que la merecen los almerienses que están esperando hechos”. Y es que, para Valverde, “la ciudad y los almerienses no tienen la culpa ni de la incapacidad ni de la estrategia electoral” del alcalde y los concejales del PP.

Cifra sin ejecutar bochornosa

Valverde ha contextualizado que fue en el pleno del pasado mes de marzo en el que se daba a conocer la liquidación del presupuesto municipal de 2017, “momento en el que se puso de manifiesto el incumplimiento de los compromisos del alcalde y de su equipo de gobierno con esta ciudad y con todos los almerienses”. Y es que el gobierno del PP cerró ese año “con un superávit de casi 11 millones de euros, una cifra bochornosa para los almerienses, puesto que se han dejado de emplear en una ciudad con numerosas necesidades tanto en sus barrios como de tipo social”.

Solamente en el apartado de inversiones, ha añadido, “se dejaron sin ejecutar 35´4 millones de euros”, con los que se ha preguntado “cuántos puestos de trabajo se podrían haber creado y cuántas obras se podrían haber ejecutado”. No obstante, de los cerca de 11 millones contemplados formalmente como superávit, ha proseguido Valverde, resulta que en el pleno de hoy se aprueban solamente 663.470 euros realmente para nuevas inversiones financieramente sostenibles en 2018.

Eso ocurre porque, en aplicación de la normativa estatal, se van a dedicar 3 millones a pagar facturas “que dejaron en el cajón sin pagar”; 160.000 euros a la amortización anticipada de préstamos y, sobre todo, “porque el PP tiene pendientes de ejecutar de remanentes del superávit de 2016, comprometidos para obras de inversiones financieramente sostenibles en 2017, hasta 7 millones de euros”.

Pasarela de Pescadería, el ejemplo

“Señor alcalde, es que resulta que usted tan solo ha ejecutado 514.900 euros de la cantidad del superávit del presupuesto de 2016 que iba destinada a inversiones financieramente sostenibles en 2017, procedentes de remanentes del ejercicio anterior”, ha remarcado la edil del PSOE.

De esa manera, no se ha cumplido “con muchas obras que tendrían que estar ejecutadas por el concepto de inversiones financieramente sostenibles de 2017 como la propuesta de revitalización paisajística de cinco parques por valor de 1,6 millones de euros, en las que se están dando pasos ahora; la actuación en la zona del bulevar del Alquián, cerca de las instalaciones del Grupo Caparrós; o la adecuación y reforma de la red de paradas del servicio público de transportes”.

Casi un año después, ha proseguido, “estamos a cero en la ejecución de esas inversiones financieramente sostenibles, estamos a cero en la ejecución de esas obras, todas muy necesarias y, muchas de ellas, demandas históricas de los almerienses y reclamadas por el PSOE”.

Además de todo eso pendiente, en la propuesta aprobada en el pleno se reflejan tres actuaciones en caminos rurales, pero destaca como “obra estrella” la adecuación y mejora de la pasarela peatonal en Pescadería. En este apartado se ha detenido Valverde para considerar que se trata “de una actuación que está muy bien si se hace de verdad, pero es que tendría que estar más que lista y siendo disfrutada por la gente”. “Creo que el alcalde sabe de todos los incumplimientos que la rodean y que se tiene que sentir, como poco, avergonzado por la incapacidad demostrada en este asunto”.

Con respecto a este mismo proyecto, Adriana Valverde se ha dirigido al alcalde para decirle que “ahora viene y promete que este año sí, que sí que lo va a hacer. Ojalá que sea verdad pero, como entenderá, es que cuesta cada vez más creerle”. No obstante, el motivo de “esperanza” en esta ocasión es que “estamos a mayo de 2018 y el próximo año es año electoral”.

Fraude y complicidad de Ciudadanos

Mientras tanto, ha lamentado, “esta ciudad sigue a la espera de que lleguen resultados que sean fruto del trabajo del gobierno municipal, porque con solo fotos no se gobierna” y la pésima gestión del Partido Popular en el Ayuntamiento se ha convertido “en un fraude a los almerienses”.

Un fraude en el que, además, “tienen cómplices”. “Porque Ciudadanos se ha convertido en eso al apoyar, año tras año, los presupuestos que el equipo de gobierno presenta al plenario y que son incapaces de ejecutar. Por no ejecutar, es que ni ejecutan los compromisos adquiridos con su socio de gobierno”, ha concluido.

Dejar respuesta