La Plataforma en Defensa del Acuífero del Río Aguas y Acuíferos Vivos exigen a las Administraciones una actuación urgente

0

En la tarde del sábado 4 de Noviembre se celebró una manifestación multitudinaria contra el expolio del Acuífero del Río de Aguas, que abastece a numerosos municipios almerienses. Dicha manifestación recorrió el centro de Almería y finalizó en la Plaza de las Velas, donde varios habitantes afectados explicaron la problemática y reivindicaron la toma de medidas urgentes. Esta convocatoria partió de la Plataforma en defensa del acuífero del río Aguas y de Acuíferos Vivos, siendo apoyada por diversos colectivos, asociaciones y grupos ecologistas.

El Acuífero Aguas (060.008) se encuentra sometido a una grave y alarmante sobreexplotación, amenazando a espacios naturales de alto valor ecológico, como el Paraje Natural Karst en Yesos de Sorbas, y llegando incluso a poner en peligro el abastecimiento de los núcleos urbanos de la zona.

La razón principal de este desastre, es que poderosos grupos inversores, en connivencia con las Administraciones, han plantado millones de olivos en regadío entre Tabernas y Sorbas, en Almería. Estos monocultivos super-intensivos son regados con aguas fósiles extraídas del Acuífero Aguas, el más sobre-explotado de toda Andalucía (400%), y del que depende el Río Aguas, uno de los pocos recursos hídricos de la provincia, completamente desertificada.

Este caso está teniendo repercusión internacional y ha sido incluido por el Tribunal Internacional por los Derechos de la Naturaleza COP23, para ser juzgado en la ciudad alemana de Bonn el próximo 7 de noviembre. “Hemos enviado a tres representantes para que denuncien ante Europa la grave situación en la que nos encontramos”, afirma la Plataforma.

La reivindicación más repetida durante la manifestación fue la exigencia a las Administraciones competentes en materia de aguas, especialmente a la Consejería de Medio Ambiente y Ordenación del Territorio de la Junta de Andalucía, la planificación necesaria para revertir la situación dramática que se vive en la comarca. Incluyendo la declaración de sobre-explotación del Acuífero, la revisión y limitación de las concesiones de agua y la realización de un estudio hídrico urgente.

En numerosas ocasiones, la Junta ha prometido el bombeo de agua desalada desde Carboneras hasta el Campo de Tabernas. Sin embargo, en el propio Plan de Ordenación de los Recursos Naturales del Paraje Natural Karst en Yesos de Sorbas se indica que “resultaría muy crítica la llegada de agua desalada al entorno del Desierto de Tabernas, ya que ello representaría una gran presión agrícola e incluso urbanística sobre el espacio”. Además, “el precio del agua en la comarca se situaría por encima de 1€/m3, algo completamente inasequible para la pequeña agricultura, que se vería obligada a abandonar sus tierras en condiciones de precariedad, como ya está pasando en muchas zonas por la falta de agua” afirman los representantes de la Plataforma.

El problema ya estaba identificado y aceptado por las Administraciones desde hace más de una década, como demuestra el siguiente extracto del Plan Hidrológico vigente:

PLAN HIDROLÓGICO 2015/2021 (Elaborado por Consejería de Medio Ambiente)

Demarcación Hidrográfica de las Cuencas Mediterráneas Andaluzas

APÉNDICE 1 se dice literalmente:

“La masa 060.008 Aguas, es catalogada desde el Seguimiento y Revisión del Plan Hidrológico de la Cuenca Sur (2001) como sobreexplotada, estimándose que las extracciones superaban en el año 2000 en más de un 20% a los recursos medios totales evaluados por el IGME. El incremento de los bombeos en los últimos años, fundamentalmente para riego, ha dado lugar a una situación actual de absoluta insostenibilidad, alcanzándose un índice de explotación de 3’0, lo que quiere decir que las extracciones superan en un 200% los recursos medios disponibles”.

Concluye la Plataforma preguntando: “¿Por qué se siguieron aprobando concesiones de agua si la sobre-explotación ya era bien conocida a principios de siglo? ¿Para cuándo una actuación decidida? Miles de familias, regantes y ganaderos, ecosistemas y humedales asociados al acuífero se encuentran al borde del colapso.”

Dejar respuesta