Forjar el futuro

0

Hablar del futuro es muy complicado y quimérico pretender acertar lo que ha de ocurrir. En tal sentido, la mayoría de las veces opinamos, comentamos o  manifestamos expresiones que son más lamentos o deseos que otra cosa; sin embargo, éstos, no están exentos de criterio, toda vez que, divulgando los mismos repetidamente, se irán convirtiendo en realidades no queridas o, al revés, anheladas. Es, por tanto, a mi juicio, de vital importancia pensar en positivo, aun a riesgo de caer en la utopía de la que un servidor alardea.(Cualquiera que haya leído algo de mis escritos observará esa tendencia, aportando soluciones a dificultades o problemas).

Algo inherente a la propia capacidad humana (codiciosa y ligera por naturaleza), posiblemente, no se corresponda con el tiempo parsimonioso que la  Creación se toma en perfeccionarla.  Cabe suponer pues que, en alguna parte del planeta, el hombre  progrese en el orden material, económico y científico, pero no así, en la misma medida, en el orden interno y espiritual que lo satisfaga. Las culturas y civilizaciones, y con ellas los humanos, cambian de escenarios y de épocas; avanzan, retroceden y viceversa muy a menudo, mientras que la evolución (mutación, innovación… de los seres vivos) progresa lentamente en la dirección ansiada con la fuerza de la necesidad de cada especie.

Esto, sin duda, acarrea la máxima complejidad en la formación de un ser vivo, principalmente la del hombre (el mayor exponente conocido de tal acomodo), especializado en el desarrollo de la mente (hay quien habla que poseemos hasta cinco tipos diferentes de cerebro), a través de la cual, impulsando sus comunicaciones neuronales, origina los sentimientos motivadores  de nuestras primordiales energías. El hombre pues, estará condicionado por siempre, al albur de esa Naturaleza que, en su día, nos constituyó y, ahora, nos moldea de forma aleatoria, caprichosa o determinada por mucho que la estemos pervirtiendo con inmundicias y desastrosas actuaciones (contaminación, explotación, maltrato) que me dan pie a pensar lo apuntando al comienzo: aquello que se persigue denodadamente, por muy difícil que sea, se consigue.

¿Por qué no prescindir, importunar, rebatir las emociones negativas, propias o ajenas, que nos arrastran a las vías del miedo, la angustia o la desesperación, y tomar los caminos del ánimo, la ilusión y la esperanza? “En estos tiempos (como casi en todos) hay multitud de intrigantes que se han ido metiendo en los asuntos públicos, y no buscando otra cosa que su medro personal, han estropeado todo lo que ha pasado por sus manos. ¡Y ya está bien!Progreso en el orden material, económico y científico: sí; pero, igualmente, perspectivas más claras, un espíritu crítico más profundo, una actividad más racional, un mayor grado de madurez, extirpando muchos prejuicios nocivos” y, sobre todo, respeto a todo lo que nos rodea: Naturaleza y seres vivos.

 

Cuanto antecede, producto de una manera de sentir (ni mejor ni peor que tantas otras), es la expresión lícita, libre e individual de HONRADEZ, TRANSPARENCIA por las que tanto abogo y tan escasamente se practica: la mayoría de los humanos estamos henchidos de susceptibilidad que a pocas cosas positivas nos conducen. Es imprescindible, por consiguiente, evitar dañinos calificativos, palabras soeces o expresiones hirientes y, en su lugar, emplear palabras impecables, que se conviertan en habituales, con las que ir construyendo los senderos hacía una perfecta adaptación intelectual. Y, más todavía,  añadamos RENTABILIDAD esforzándonos lo más posible, sin tomarse nada personalmente, ni presuponer acerca de los demás.

 

 

Ya va siendo hora de  intercambiar bienes materiales por valores espirituales. Se puede vivir con menos cosas tangibles y con más apremios intelectuales. Es cuestión de proponérselo.

Dejar respuesta