El cosmos surgió a raíz de La Caída

0

El alma no es creada por Dios como apéndice de un engendramiento tal como las iglesias predican, sino que pre-existe y es atraída por la pareja de padres. El alma encuentra su cuerpo en formación porque sus padres terrenales y ella tienen una vibración físico-anímica parecida. También viene determinado por lo programado en las existencias previas que hayan podido compartir.

 

Pero por qué hay una vida material si en un principio todo era Espíritu puro. A través de la profecía dada en la actualidad a través de Gabriele sabemos sobre los acontecimientos de la Caída, en cuyo transcurso muchos seres espirituales se separaron de la conciencia unitaria, de Dios, porque querían ser como Dios. El pensamiento de La Caída nos resulta conocido por la historia del paraíso en la Biblia, que representa simbólicamente la seducción satánica del “eritis sicut Deus” (seréis como Dios). El simbolismo se malinterpretó de forma concretista, trasladándose a un paraíso terrenal. En realidad se trataba de una turbulencia en el mundo espiritual, que se produjo en el transcurso de eones antes de que existiera el cosmos. El surgimiento de este último fue resultado de la Caída.

 

Jesús de Nazaret detuvo La Caída. Todas las almas y hombres recibieron por el acto redentor la fuerza para purificarse y encontrar el camino de regreso al Hogar eterno. Los planos de la caída se convirtieron en planos de purificación, desde los cuales muchas almas se dirigen a encarnar, para purificar sus aspectos humanos y pecaminosos en una nueva vida terrenal, siendo también los planos de purificación las diferentes estaciones de evolución para el alma en su camino a Dios, al hogar eterno de donde un día partió. Otros por el contrario buscan una continuación de su “suerte terrenal” a través de repetidas encarnaciones en un cuerpo físico.

Dejar respuesta