El PP hunde a Almería

No se trata de una exageración: El PP hunde a Almería. Esa es la lamentable conclusión que se extrae del estudio de los Presupuestos Generales del Estado para 2017 presentados por el Gobierno de Rajoy, que apenas contemplan 35 millones de inversiones reales para la provincia y que caen en un 80% con respecto a 2016, y de la visita del ministro de Fomento a la capital el pasado lunes, en la que puso a cero el marcador para la llegada del AVE.

Los dos asuntos están vinculados, ya que en las cuentas del maltrato del PP se reflejan únicamente dos millones para iniciar la re-redacción de los proyectos de la Alta Velocidad después de que, estando listos como estaban, no hayan querido ejecutarlos en los últimos cinco años. Y mientras que Rajoy, con el beneplácito de los dirigentes de su partido en Almería, nos roba el tren del futuro, tampoco se digna a destinar dinero a la mejora del ferrocarril convencional. De hecho, elimina la partida de 2016 para un cambiador de ancho de vía en Granada que permitiría a los trenes almerienses recortar casi una hora en su trayecto a Madrid viajando a través de la capital nazarí cuando, próximamente, esta ciudad vea entrar el AVE.

Los peores presupuestos de la historia reciente de Almería tampoco abordan las obras de eliminación del paso a nivel de El Puche, que ya se van a 2019, y borran de un plumazo la financiación de proyectos para el Corredor Mediterráneo entre nuestra provincia y Granada. Y si nefastas son las cifras referentes a ferrocarril, nada mejor se presentan las relacionadas con carreteras o agricultura. Podría haberse pensado que el PP compensaría una cosa con otra, pero es que la marginación es tal que se ha extendido a partidas insuficientes para actuaciones en materia hídrica -ni un euro para la conexión de la desaladora de Carboneras con Tabernas- e irrisorias para carreteras -seguirá sin ejecutarse el tercer carril de la A-7 entre Roquetas de Mar y Almería y difícilmente se podrá remodelar el enlace de Roquetas-El Parador de la misma vía-.

Sin las importantes mejoras eléctricas necesarias para contribuir a nuestro desarrollo económico, con menos Fuerzas de Seguridad previstas y sin bonificaciones para los agricultores para el uso de agua desalada, esas que sí se conceden en otros territorios, está claro que, con el castigo sistemático del PP a los almerienses, solo podemos esperar menos empleo y menos futuro.

Dejar respuesta